La mala idea del príncipe azul

Hace unos días tuve una conversación con una amiga en la que me comentaba lo decepcionada que estaba con ella misma por haber elegido como esposo a un hombre que, aunque de afuera pareciera un buen partido, en el día a día no era el tipo de hombre con el que ella había soñado estar casada. Pasé dos horas sentada escuchado sus quejas de cómo su esposo hacia cosas que la sacaban de quicio o simplemente no hacia las cosas, ni tenia detalles que para ella eran primordiales.

Salí de aquel café pensando en que a pesar de que me hubiera gustado ponerme del lado de mi amiga y ofrecerle un hombro en el cual pudiera desahogarse, en realidad me era muy fácil ver que el 50% de la responsabilidad de que su relación no fuera como la soñó, era suya! Ella esperaba que su esposo fuera este hombre que cumpliera a cabalidad con la lista de atributos físicos y emocionales que ella había ido creando en su mente desde joven, de manera que esto lo hiciera el hombre ideal para ella y el calificado para hacerla feliz.

¿Logran identificar lo absurdo de esa última frase?

Me atrevo a decir que todas en algún momento de nuestras vidas hemos llegado a poner nuestra felicidad en el hecho de encontrar a ese príncipe azul que por obra y gracia celestial va a saber hacer, decir y actuar exactamente como lo soñamos. Tampoco pedimos tanto, ¿verdad? Simplemente un hombre dulce, cariñoso, amoroso con su familia y la nuestra, un ejemplo a seguir para nuestros hijos, responsable, trabajador, educado, inteligente, honesto, buen amigo y buen amante, que nos haga reír, que con detalles nos haga sentir la mujer más importante de su vida, que le gusten las mismas cosas que a nosotras, que no quiera andar de fiesta en fiesta con sus amigos, que nos ayude con las responsabilidades del hogar, y que sobre todas las cosas nos sea fiel hoy y siempre.

Y aunque igual que ustedes tuve esa lista memorizada en mi mente por años, me temo decirles que esa es exactamente la raíz del problema de no tener a nuestro lado el hombre que soñamos. Esperamos que nuestra pareja sea un modelo que se ajuste a nosotras, a lo que consideramos que es el ideal de un hombre. Como cuando vamos a una tienda en busca de unos zapatos y esperamos encontrarlos exactamente como los queremos.

Desde niñas nos enseñan a ser como nuestros padres esperan que seamos. Es la mentalidad con la que crecemos, la semilla que nos siembran que hace que ya mayores apliquemos la misma metodología con las personas que conocemos o con las que decidimos compartir nuestras vidas. Ellas deben ser como nosotros queremos que sean. Desde el primer día medimos y señalamos, así sea para nosotras mismas, lo que nos gusta y en especial lo que no nos gusta de aquellas personas. Pero si nos detuviéramos a pensar que esas personas son seres que también están en un proceso de crecimiento y evolución, que tienen una labor en esta vida que va más allá de llenar nuestras expectativas, y que nosotras como sus compañeras de vida podemos aportarles de una manera incalculable a su trabajo interior, tendríamos el poder de convertirnos en su verdadera “otra mitad” en lugar de convertirnos en las juezas que les dictaminan cómo y cuándo hacer las cosas.

Si en lugar de criticar que el hombre con el que estamos no tenga todas las cualidades que esperamos encontrar, nos preocupáramos por conocerlo mejor, por descubrir cómo es realmente, con qué sueña, qué espera de la vida y cómo pueden construir desde mundos individuales un universo en conjunto, la relación se convertiría en un trabajo mutuo y no en una espera o reclamo constante para que él sea lo que esperamos. No intentaríamos construir una relación en base a nuestras necesidades, miedos y carencias en donde es el hombre el responsable de saciarlos para que podamos ser verdaderamente felices (y de paso usemos esto como medida cuánto en realidad nos quiere), sino que nos esforzaríamos por construir una relación partiendo del compromiso mutuo de crear algo en conjunto, esperando que llegue a convertirse en algo aún más grande que la suma de sus partes individuales. Una relación en la cual ambos puedan apoyarse, retroalimentarse, sentirse seguros y con la certeza de que ambas partes logran mucho más juntos que separados.

Los cuentos de princesas nos dieron el mal ejemplo de que el príncipe es perfecto, siempre llega a salvarnos en el momento preciso, sabe siempre qué decir, usualmente nos sorprende con flores y mataría hasta al dragón más terrorífico por nosotras aún antes de que le demos el primer beso. Pero al crecer nos damos cuenta que la realidad es otra. Despertamos en un mundo en el que el príncipe es un ser humano con dudas, miedos, inseguridades, cambios de temperamento y hasta sueños propios, es decir, con la misma cantidad de defectos y virtudes que nosotras. Y en lugar de adoptar la postura salvadora que esperamos de ese príncipe para construir una relación de crecimiento mutuo, inconscientemente decidimos jugar el papel de princesa en peligro, en espera de ser rescatada por su príncipe para poder ser feliz por el resto de su vida. Es así como: al no ver que nuestro príncipe atraviese bosques oscuros ni suba a la torre más alta por vernos felices, nos convertimos en contadoras del corazón, administrando lo que damos en base a lo que recibimos. Y cuando lo que esperamos recibir es mucho más de lo que nos ofrecen nos aseguramos de quejarnos y dejárselos saber, lo cual raras ocasiones termina en “…y fueron felices para siempre”.

Partiendo entonces de esa fuente que somos, como mujeres de amor y luz infinita, las invito a ver sus relaciones como espacios compartidos donde cada uno tiene la misma responsabilidad con el otro. Son más que un “yo quiero” o “yo necesito” caprichoso y unilateral del cual esperamos obtener algo. Pensemos que nuestros príncipes también necesitan en momentos que sus princesas los rescaten. Y que, a medida que fomentemos un ambiente equilibrado en nuestras relaciones, construiremos un “nosotros” constante y sólido que tendrá más oportunidad de ser para siempre.

¡Hasta la próxima, queridas amigas!
#ElBlogDeMaritzaRodriguez

Categorías: Blog

También podría gustarte

18 Comments

  • Reply
    Yuri
    28 junio, 2016 at 2:50 pm

    Tienes toda la razon en lo q se ha escrito gracias eres maravillosa maritza dios te ilumine te guie siempre y sigas compartiendo con nosotras todos tus conocimientos bendiciones

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza
      28 junio, 2016 at 6:33 pm

      Hola Yuri, gracias por seguirme y leer mis blogs, me alegra que te gusten.
      un abrazo
      Maritza

    • Reply
      Yeliset
      7 julio, 2016 at 9:59 pm

      Me encanta lo que escribes muy siertas tus refexiones

      • Maritza Rodríguez
        Reply
        Maritza Rodríguez
        2 junio, 2017 at 10:14 am

        Que linda, gracias!!

  • Reply
    Edwin
    28 junio, 2016 at 9:05 pm

    Hola, lei el post que comentas y si lo he vivido, Tienes toda la razon, completamente la razon, es muy triste saber que muchas chicas se van con el soñado galan de telenovela, y ese galan termina siendo el sapo del cual no sirve para nada.
    lo mas triste es que he procurado tener a alguien y siempre se terminan yendo con el galan y el galan siempre las trata mal, he procurado siempre tratarlas bien y con respeto pero parece que es lo que mas odian.
    Hasta la fecha pareciera que prefieren el desprecio, ser ridiculizadas y minimizadas para sentirse “amadas”.
    Maritza eres una mujer muy valiente e inteligente.
    Espero que el Altisimo te llene de bendiciones.

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza
      12 julio, 2016 at 10:06 am

      Hola Edwin, gracias por tus comentarios y por seguirme,

  • Reply
    Arlin Molina
    29 junio, 2016 at 1:07 am

    Que hermosa reflexión!! Comparto tus ideas y me parecen acertadas, uno como mujer no puede ser egoísta, los hombres también sienten y necesitan que los escuchemos! La base fundamental de un amor sólido, es la comunicación, la comprensión y el entendimiento, cero egoísmo y más corazón para entender las necesidades de nuestro complemento que es exactamente la persona que amamos. Gracias Maritza Dios te bendiga.

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza
      12 julio, 2016 at 10:07 am

      Hola Arlin, gracias por seguirme!!

  • Reply
    genesis guzman
    30 junio, 2016 at 11:26 am

    me encantaaaaaaaa, me fascina estoy indentificada totalmente con todos tus notas, videos, blok , en cuanto a pareja estilo de vida, como llevar la vida, como entender a tu pareja como comportarse entre otras situaciones. de verdad me encantaria comentarte lo que me ha tocado vivir para que me des ese concejo. gracias de verdad este blok esta delicioso para tratar de llevar una vida de positivismo y con seguridad. buena reflexión. espero poder tratar de comunicarme por algun medio de estos para contarte mi historia y me ayudes. besos

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza
      12 julio, 2016 at 10:09 am

      Hola Génesis por supuesto, gracias por comentar. Y por acá o por el canal puedes comentar y preguntar lo que quieras.

  • Reply
    Marruecos perozo
    4 julio, 2016 at 12:48 pm

    Hola Maritza te quiero felicitar xq en realidad todo es Asi. Aveces nos dejamos llevar x las apariencias y nos engañemos a nosotros mismos un abrazo una seguidora tuya desde siempre en Barranquilla me quedo.

    • Reply
      Maryuris perozo
      4 julio, 2016 at 12:49 pm

      Hola Maritza te quiero felicitar xq en realidad todo es Asi. Aveces nos dejamos llevar x las apariencias y nos engañemos a nosotros mismos un abrazo una seguidora tuya desde siempre en Barranquilla me quedo.

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza
      12 julio, 2016 at 10:10 am

      Hola Marruecos, gracias por seguirme.
      un abrazo

  • Reply
    Orlando Castaneda
    5 julio, 2016 at 4:40 pm

    Puedes enviarme esa reflexión del princepe azul quisiera que me esposa la leyera pero no Quiero enviársela a su página o mensajero.la quiero copiar o mandársela a su correo electrónico:
    Adriana.yassini@gmail.com or al mío que llene en la casilla previa.
    Gracias fue Genial y deberás que vale la pena compartir tan Real historia que publicaste y creo que también nos aplica a nosotros los varones en su extensión.
    Bendiciones y sique adelante en tus proyectos

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza
      12 julio, 2016 at 10:15 am

      Hola Orlando, gracias por tu apoyo.

  • Reply
    LEONORA ALVAREZ ROSARIO
    25 marzo, 2017 at 9:50 am

    ¡QUÉ LINDO ESCRITO MARITZA! SIEMPRE ME HE PREGUNTADO DE DÓNDE SALIÓ ESA IDEA EQUIVOCADA DEL PRÍNCIPE AZUL … Y MÁS AÚN … QUIÉN LE DIÓ EL COLOR, QUE TENÍA QUE SER AZUL … JA, JA, JA, JA, JA, JA. NUNCA HE SIDO CREYENTE DE ESTA FANTASÍA DEL PRÍNCIPE, YA QUE TANTO LOS HOMBRES COMO NOSOTRAS LAS MUJERES TENEMOS RESPONSABILIDAD EN EL RESULTADO DE LO QUE SERÁ UNA RELACIÓN A FUTURO, Y NO ESA IMAGEN IDEALIZADA QUE TODO TIENE QUE SER PERFECTO. MUCHAS PERSONAS NO SE DAN EL TIEMPO NECESARIO PARA CONOCER A CABALIDAD A SU PAREJA ANTES DE LLEGAR AL MATRIMONIO O CONVIVENCIA. NO SE TRATA SOLAMENTE DE LO QUE QUIERO YO, TU PAREJA TAMBIÉN DESEA SER COMPRENDIDO Y AMADO EN IGUALDAD DE CONDICIONES. NI LAS MUJERES NI LOS HOMBRES SOMOS PERFECTOS, NADIE LO ES, SOLAMENTE EL CREADOR DEL UNIVERSO. PARTIENDO DESDE ESE PUNTO DE QUE NO SOMOS PERFECTOS, NO PODEMOS PRETENDER ENCONTRAR LA PERFECCIÓN EN LOS DEMÁS. AMBAS PARTES TIENEN QUE REALIZAR UN TRABAJO EN CONJUNTO PARA LOGRAR UN ENTENDIMIENTO, PARA AMARSE EN LIBERTAD, PARA CRECER, MADURAR, ASUMIR RETOS Y RESPONSABILIDADES DESDE LA BASE DEL AMOR. CUANDO TENEMOS UNA BASE EMOCIONAL SÓLIDA Y CONEXIÓN CON LA LUZ DIVINA DEL CREADOR, LAS RELACIONES, NO SOLO DE PAREJAS, SINO A NIVEL GENERAL EN NUESTRO ENTORNO Y HACIA LA HUMANIDAD SE CONVIERTEN EN PUENTES DE AMOR INQUEBRANTABLES. ¡GRACIAS MARITZA … POR SIEMPRE REGALARNOS TUS ENSEÑANZAS PARA ARMONIZAR UN LOGRAR UN EQUILIBRIO EN NUESTRAS VIDAS! UN BESO Y UN ABRAZO HERMOSA … TU FAN SIEMPRE #TeamMaritza DE SANTA ROSA, BAYAMÓN, PUERTO RICO (11:50 AM) #ElBlogDeMaritzaRodríguez, #ConMDeMujerByMaritza, #AmarEnConciencia, #MaritzaEspiritual

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza Rodríguez
      2 junio, 2017 at 10:14 am

      Que linda, un abrazo!!!

  • Reply
    http://tinasfamily.com/mypicture...
    6 octubre, 2017 at 4:48 pm

    Very good post! We are linking to this great article on our
    website. Keep up the good writing.

  • Leave a Reply

     
    WordPress spam blocked by CleanTalk.