El verdadero compartir

Estoy en la etapa en la que mis hijos están conviviendo con otros niños en diferentes ámbitos: escuela, fiestas, eventos y me he fijado en su comportamiento descubriendo que no les gusta compartir, son muy celosos con sus juguetes, no les gusta prestar sus cosas, y cuando vamos a algún sitio y les prestan juguetes, no les gusta tener que regresarlos y aunque a veces lo hacen, no es lo común.

Yo les hablo mucho del compartir porque es bueno enseñarles, pero un día vi una escena en casa de una amiga, su hermana estaba enojada con su prima, porque había tomado algo de ella y decía “Es que si me lo hubiera pedido prestado sería otra cosa, pero lo tomó sin consultármelo”.

Y me llamó mucho la atención porque ni, aunque te lo pidan o lo tomen prestado con autorización a uno de adulto no le gusta prestar, ni compartir sus cosas. Lo hacemos si realmente nos conviene o vamos a sacar provecho de eso, entonces tanto los niños como los adultos jamás aprendemos a compartir ¡Es increíble! Yo jamás me había dado cuenta de esto.

Y justo ayer que fui al parque con mis hijos, uno de ellos no quería compartir su carrito con otro niño y yo en mi discurso, ya saben diciéndole… “hijo, préstaselo por favor!!!” Se me acerca la madre de ese niño y me dice, a los niños no se les debe obligar a compartir, eso debe ser su decisión, si quieren está bien y si no también.

Y me quedé pensando en sus palabras, tanto que me motivó a escribir de esto en mi blog y me dije ¡Claro!! Por eso nunca aprendemos a hacerlo ni de chicos ni de grandes, porque no es natural para nosotros compartir y como los niños no ven un espejo en los grandes para copiar de ellos, nunca aprendemos a compartir.

Entonces el tema es ¿Cómo aprender a compartir?

¿Qué es compartir? Según el diccionario, es: “Dar a una persona parte de lo que tiene para que otra lo pueda disfrutar conjuntamente con ella”.

¡Bingo!!!

¡Aquí está!!Por eso el niño no quiere dar su carrito, ¿porque cómo lo divide??? ¿Cómo doy parte de lo que tengo si no lo puedo dividir?? ¿Con qué me quedo?? ¿El otro niño lo va a disfrutar y yo no? ¿O sea, que el primero que yo?? Noooo!!

¿Entonces en términos espirituales qué es el verdadero compartir??

Compartir es una herramienta para traer luz a nuestras vidas, traer bendiciones, compartir no es para sentirnos bien constantemente o ser personas correctas.

Compartir realmente nos ayuda. Comprender el verdadero “Compartir” nos permitirá descubrir los beneficios espirituales y nos proporcionará la verdadera motivación para compartir más.

Así como lo escribe Kabbalah en su página https://es.Kabbalah.com/secondary-topic/compartir-y-recibir

(Como estudiantes de Kabbalah sabemos que estamos destinados a compartir con los demás de forma desinteresada, pero es más fácil decirlo que hacerlo. Cuando las personas a nuestro alrededor pasan por adversidades, por lo general ofrecemos nuestro apoyo rápidamente. Sin embargo, olvidamos que el espíritu con el que compartimos es igual de importante como el acto de compartir en sí.

Si bien la mayoría de nosotros nos consideramos generosos, cuando se nos pide ayuda, puede que algunas veces sintamos molestia e incomodidad. Quizá ocultemos cómo nos sentimos y ayudemos con una sonrisa de todas formas. O quizá demos una excusa y prometamos ayudar la próxima vez. De cualquier modo, si no compartimos con un corazón abierto, no estamos trayendo la mayor cantidad de Luz posible al mundo.)

Michael Berg dice: “El compartir es importante no solo porque nos permite realizar buenas acciones de manera visible o ser reconocidos como personas justas, el compartir es importante porque al transformarnos en seres dadores, obtenemos la alegría y la plenitud que son el verdadero propósito de la vida”

“Nacemos con el Deseo de Recibir para Sí Mismo. Nuestro trabajo en esta vida es transformar esa ansia en un Deseo de Recibir para Compartir. Observa tus acciones. Para evaluar adecuadamente dónde se encuentra tu alma en el proceso de transformarse y revelar tu verdadero propósito, pregúntate a ti mismo: “¿Qué tan a menudo voy en contra de mi verdadera naturaleza?”.

Esta es una pregunta que nos debemos hacer todos y más como madres, ¿cómo ayudar a nuestros hijos con su proceso?

Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:

#ElBlogdeMaritzaRodriguez

Besos

Maritza

 

Categorías: Blog

También podría gustarte

4 Comments

  • Reply
    DELIA CUADRADO
    7 noviembre, 2016 at 6:39 pm

    MUY ESPIRITUAL. MUY MARAVILLOSA. MUY ANALÍTICA COMO BUENA VIRGONIANA.
    MUY EVOLUCIONADA.
    MENTALMENTE PALPANDO LAS COSAS EVIDENTES QUE EL MUNDO COMUN NO VE O NO QUIERE VER YA QUE HAY MÁS ALLÁ DE LOS SIMPLE CINCO SENTIDOS.
    MUCHOS CARIÑOS MARITZA!

    • Reply
      maritza
      20 enero, 2017 at 5:47 pm

      Que linda gracias, un abrazo!!

  • Reply
    Leonora Alvarez Rosario
    20 diciembre, 2016 at 10:38 am

    MARITZA … Es cierto que a veces la familia o entorno no nos enseñan el verdadero compartir. Siempre pensamos en el compartir de cosas materiales, pero hay muchas otras que no cuestan nada y son tan valiosas que no se pueden medir en valor económico o cantidad; como por ejemplo, expresiones de amor o afecto, un abrazo, escuchar, sentir o apoyar a alguien que está en problemas, en la necesidad, en el dolor, en la enfermedad, o simplemente unas palabras de aliento o mensajes positivos como los que tu nos regalas y compartes día a día a tus fans. Besitos, tu fan siempre desde Bayamon, Puerto Rico, Leonora

    • Reply
      maritza
      20 enero, 2017 at 5:49 pm

      Así es, lo importante es compartir para traer luz a nuestras vidas, un abrazo!!

    Leave a Reply

     
    WordPress spam blocked by CleanTalk.