¿a qué edad es mejor tener a los hijos?

Creo que estarán de acuerdo conmigo cuando digo que hay una pregunta en particular que nos merodea constantemente a lo largo de nuestras vidas: ¿cuál es la mejor edad para tener hijos? Hay unas que piensan que lo mejor es tenerlos cuando se es adolescente o estas en tus 20´s, así tienes mayor energía para estar con ellos y “disfrutarlos más”. Otras opinan que mejor si es en tus 30´s, así eres más madura para afrontar las responsabilidades que llegan con el ser madres. Hoy en día es cada vez más común inclusive, conocer mujeres que prefieren esperar a estar alrededor de sus 40´s para poder dedicarle tiempo a desarrollarse profesionalmente en sus 30´s y como dicen comúnmente “vivir la vida” primero. Las opiniones en este tema son tan diversas como las vidas que cada una de nosotras llevamos.

Ahora, quise tocar este tema porque alguien me hizo esta pregunta y yo trate de dar una respuesta para que la chica quedara satisfecha, pero a mí me hizo un efecto más grande porque me quede pensando en esa pregunta por días y me dije muchas mujeres se deben estar preguntando lo mismo y pensándolo bien creo que yo también me hice esa pregunta años atrás cuando estaba tomando la decisión de ser mama. Considero que sí hay una edad ideal para tener hijos: la edad en la que nos concienticemos que tener un hijo es mucho más que cambiar nuestro estilo de vida, o dejar de tener tiempo para hacer las cosas que nos gustan, o perder la libertad que tenemos para ir y venir a nuestra elección. Tener un hijo no significa solamente olvidarse de dormir hasta tarde los domingos, o dejar a un lado nuestros sueños personales y profesionales.

Todas las mujeres estamos naturalmente habilitadas para ser madres en cualquier momento de nuestras vidas. Lo que debemos de cambiar es la forma en la que nos han enseñado a ver el ser madres. La maternidad lejos de significar un aprisionamiento, es un despertar. Lejos de mutilar nuestro desarrollo como mujeres, lo potencializa. Lo que una madre es capaz de hacer por un hijo es infinito, y así de infinito crece su poder de materializar lo que se proponga incluso para ella misma.

Si vemos el ser madres como una relación de dos, madre e hijo, de repente se abre la puerta a un mundo infinitamente enriquecedor. Nuestros hijos vienen a este mundo de nuestra mano y necesitando nuestra guía, sí. Pero también vienen como nuestros maestros, a darnos lecciones que nadie más pudiera darnos, y eso es en realidad lo más valioso de ser madres. Los hijos no vienen a cambiarnos la vida. Vienen a mejorarla. A incrementar exponencialmente nuestra capacidad de amar, de sentir, de crear, de solucionar, de vivir una vida más plena. Un hijo significa adquirir nuevas responsabilidades, pero las responsabilidades lejos de ser una carga, son una oportunidad de volvernos consecuentes con nuestras acciones, de madurar, de evolucionar como seres humanos. Si comenzamos a ver el ser madres de una manera más espiritual y menos terrenal, la planeación del mejor momento en el mundo físico pasa a un segundo plano. Las preocupaciones de si vamos a tener tiempo para dedicarles, se desvanecen porque ese amor infinito de madres va a lograr que sí encontremos el tiempo. La zozobra de si vamos a tener los recursos económicos para sustentarlos se disipan, porque confiamos en que, si el universo nos bendijo con un hijo, de la misma manera nos bendecirá con los recursos para ser las madres que necesitamos ser.

Si no eres aún madre y quieres serlo, abre tu corazón y tu conciencia y entrégale tu deseo al universo. Ábrete a la abundancia infinita del Creador y confía en que su tiempo es perfecto y la bendición de tus hijos llegará en el momento preciso. Si fuiste madre joven y piensas que quizá hubieras querido que tus hijos llegaran cuando estabas un poco más mayor, confía en que llegaron en el momento indicado para ti, para tu crecimiento personal, para el camino que ambos necesitaban recorrer.

En el momento en el que abrimos nuestra conciencia para recibir la bendición de ser madres, confiadas de que el momento en el que ocurra es el preciso en nuestro destino, encontraremos la respuesta de cuál es el momento indicado para tener un hijo, independientemente de la edad. Y cualquiera que sea tu respuesta, es la respuesta correcta.
¡Todo lo mejor!!!
Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir, puedes hacerlo usando el hashtag:
#ElBlogdeMaritzaRodriguez

¡Los quiero y hasta la próxima!!!
Maritza

Categorías: Blog madre espiritual

También podría gustarte

9 Comments

  • Reply
    Olga
    9 mayo, 2017 at 8:50 am

    Simplemente me encanto

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza Rodríguez
      26 mayo, 2017 at 4:07 pm

      Me alegra mucho Olga, que te haya encantado,
      un abrazo!!

  • Reply
    Ximena
    9 mayo, 2017 at 8:57 am

    Increíble tus palabras muy buena respuesta a esa pregunta tan compleja 🙋🏻

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza Rodríguez
      26 mayo, 2017 at 4:11 pm

      Gracias por escribirme y por tus palabras,
      un abrazo!

  • Reply
    LEONORA ALVAREZ ROSARIO
    9 mayo, 2017 at 11:07 am

    LA EDAD PERFECTA PARA LA MATERNIDAD ES UNA DECISIÓN MUY INDIVIDUAL DE CADA PERSONA, PERO MÁS QUE PREGUNTARNOS CUÁL ES LA MEJOR EDAD, MÁS BIEN DEBEMOS PREGUNTARNOS CUAN PREPARADAS ESTAMOS EN CONCIENCIA PARA ACEPTAR ESE COMPROMISO Y RESPONSABILIDAD DE SER MAMÁS. EL SENTIMIENTO DE LA MATERNIDAD ES UN AMOR INCONDICIONAL QUE VIENE DE LO MÁS PROFUNDO QUE TE PERMITE CRECER, COMPARTIR Y VIVIR EXPERIENCIAS NUEVAS PARA POTENCIALIZAR TU VIDA COMO MUJER Y SER HUMANO; TE PERMITE DARLE OTRO SENTIDO A TU VIDA Y ROMPER PARADIGMAS DE ESA CONCIENCIA COLECTIVA QUE VISUALIZA LA MATERNIDAD CON LA ESCLAVITUD. LA MATERNIDAD NO QUITA LIBERTADES, ES UNA BENDICIÓN DEL CREADOR QUE TE PERMITE ABRIRTE A NUEVOS HORIZONTES, VIVIR LA VIDA CON MÁS COLOR Y EXPANDIR ESE AMOR INFINITO EN TU ENTORNO Y HACIA LA HUMANIDAD. ¡GRACIAS MARITZA … POR ESTE TEMA TAN BONITO QUE ESTOY SEGURA LE AYUDARÁ A MUCHAS MUJERES PARA ABRAZAR EN CONCIENCIA ESE SENTIMIENTO DE LA MATERNIDAD … FELIZ DÍA DE LAS MADRES Y MIL BENDICIONES PARA TI Y TODA TU FAMILIA! BESITOS Y ABRAZOS DE TU FAN SIEMPRE #TeamMaritza DE SANTA ROSA, BAYAMÓN, PUERTO RICO (1:08 PM) #ElBlogDeMaritzaRodríguez, #MaritzaActriz, #MaritzaMamá, #MaritzaEspiritual, #AmarEnConciencia

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza Rodríguez
      26 mayo, 2017 at 4:43 pm

      Hola Leonora, nuevamente gracias por tus comentarios y por tu apoyo,
      un abrazo!

  • Reply
    Irina Dragomirova
    9 mayo, 2017 at 1:27 pm

    ¡Hola de nuevo a mi adorada bloggera qué feliz me siento! Me encantó la idea de que expandieras este tema tan amplio y diverso todavía más aparte de tu vídeo, pues todos estos aspectos que has tocado hoy, junto con concientizar a todas las chicas y mujeres, también considero que son esenciales, deben figurar sí o sí. Personalmente estoy en absoluto acuerdo con el hecho de que la pregunta “¿Cuál es la mejor edad para tener hijos?” forma parte de aquellas preguntas que pueden estar rondándonos en la mente noche y día, y en muchas ocasiones realmente no llegamos a ninguna conclusión definitiva, y por eso mismo comenzamos a preguntarle a las personas. Este tema es bastante subjetivo, y por tanto contiene una infinidad de opiniones variadas. Así es que, si realmente pretendemos llegar a una conclusión más nítida con ayuda de los demás, siento tener que deciros que al final terminaremos todavía más confusas de lo que ya estábamos. Por eso mismo es TAN IMPORTANTE que busquemos las respuestas en nuestro interior, y si resulta que todavía no las tenemos, no nos preocupemos, el Creador sabrá cuándo susurrárnoslas en el corazón. Si analizamos este aspecto, nos daremos cuenta de que junto con esta pregunta también podrían derivar muchas más que se asemejan mucho, como por ejemplo “¿Cuál es la edad perfecta para tener pareja/casarse?” “¿Cuál es la edad perfecta para tener ya un trabajo sólido?” Y así en un continuo que nunca termina, y en cada una de estas nos esperan una infinidad de opiniones obviamente. Esto sucede por el simple hecho de que cada persona tiene su propio enfoque, sus propios “esquemas” por así decirlo, su propio juicio en pocas palabras. Quizá se hayan establecido socialmente unas determinadas edades entre las más “adecuadas”, pero aun así nos encontraremos con muchísimas más. Somos muchísimas las mujeres con deseos de reproducir sobre la faz de la Tierra! Para explicarlo de un modo más conciso y directo, la edad perfecta para tener un hijo es básicamente una que agrupa una infinidad de edades por dentro, desde las más tempranas hasta las más adultas.
    Por otro lado, a mí personalmente esta pregunta no me ronda por la mente todo el tiempo, aunque sí haya pensado en ella por supuesto. Todos los que me conocen saben que mi mente realmente nunca está en pausa, siempre estoy reflexionando, filosofando, pensando y repensando cualquier cosa. No voy a negar que a veces repensar tanto sí me ha desgastado algo. Pero en este caso, he pensado sobre este tema pero no en el sentido de que me preocupe o atormente por ello, sino simplemente reflexionando acerca de esta, porque además es una pregunta bastante común. Pero como te digo, la pienso con tranquilidad, sin “comerme la cabeza” con este tema. Y esto es por una sencilla razón: Me considero alguien que no necesita en absoluto ponerle cifras a las personas, a las cosas o a los acontecimientos en la vida, porque estas no pasan de ser unos simples números, y son tan relativos siempre, que honestamente no les suelo otorgar mucha importancia, porque al fin y al cabo, no determinan absolutamente nada. Ya sea con la edad de una persona, la madurez de una persona, la nota de un examen (obsesionarse con la máxima), la edad para casarse, tener hijos, etc. En muchas ocasiones los seres humanos nos sentimos más seguros cuando le colocamos una cifra, una lógica, realismo o factores físicos a las cosas. Es como si nos matara la necesidad de saber cuál es esa “edad perfecta” tan misteriosa que se nos escapa para tener a los hijos. Pienso que todo esto es consecuencia de que no logramos salirnos de la fisicalidad, y necesitamos etiquetar todo con algo, en este caso, una edad. Y el tormento mayor llega ya cuando las personas a nuestro alrededor nos ingluencian y tal vez nos intimiden, nos hagan dudar…y por eso ese gran anhelo de construir en nuestra mente esa “edad perfecta” para tener a nuestros hijos. Aquí concuerdo totalmente contigo, y considero asimismo que la edad ideal para concebirlos va, como con muchas otras cosas, mucho más allá de una edad representada con un número (inventado por los humanos por cierto), o cuestiones físicas como las que mencionas en relación con un nuevo estilo de vida, no dormir más los domingos…Si comenzamos a exponerlas a estas como argumentos de por qué nos preocupa tanto la edad, estaremos reduciendo al hijo a los típicos asuntos del día a día, en el mundo físico como tú misma expresas, y nada más. A consecuencia de esto es que tendremos una visión distorsionada acerca de cuándo es realmente el momento más apropiado para tenerlos. Opino que es crucial retirarle el peso a las equivalentes de tener un hijo mencionadas previamente, y otorgárselo directamente a los aspectos realmente importantes como lo son por ejemplo la preparación maternal completa, la conciencia sobre el significado real de un hijo, la responsabilidad maternal y todo lo que esta supone, etc. Si tenemos el caso de que ha llegado la bendición de un hijo sin tener muy claros estos puntos, los iremos adquiriendo con esta gran enseñanza que supone la maternidad, no nos sintamos mal, desdichadas o culpables por ello el resto de nuestra vida. Ninguna madre es inferior o mejor que la otra mientras amemos a nuestros hijos con el alma!!! Pero enfatizo mi punto de vista de que la edad ideal es aquella que tú estés sintiendo en tu corazón con el enorme deseo interior de ser madre, y aquella en la que se incluya la preparación, la responsabilidad y la madurez.
    Respecto al concepto que se tiene sobre la maternidad en términos sociales, yo también considero sumamente importante y hasta urgente que cambiemos por completo estos paradigmas. Puede resultar muy fuerte cuando a veces hasta nos la presentan como todo lo contrario a un milagro, a una bendición celestial. Las mujeres muchas veces pensamos solamente con una mentalidad literal, y por ello creemos que los hijos vienen a quitar, quitar y quitar, mientras que nosotras a sacrificar, sacrificar y sacrificar. Wow, vaya que si se necesita de un cambio radical!! Los hijos son aquellos seres diminutos que, al contrario de esto, llegan con una infinidad de maravillas, energía, enseñanzas y momentos para mostrarnos que, como tú misma afirmas también, no son posibles de experimentar sin la maternidad. Para empezar, incluso mucho antes de haber llegado a la vida terrenal en sí, se crea un lazo íntimo de amor entre madre e hijo que a día de hoy todavía no he percibido, pero sin duda debe ser tan maravilloso que ni si quiera logro describirlo! Es algo realmente incomparable!! Segundo, aunque a menudo pensemos que los niños tienen que tomar siempre el rol de seres pasivos, estos mismos nos pueden llegar a enseñar tantas, pero tantas lecciones de vida (sobretodo espirituales y relacionadas con los sentimientos) que nosotras ni nos lo podemos llegar a imaginar! Son unas personitas con unas almas, unas mentes y unos corazones impresionantes!!! Así como nosotras les enseñaremos nuestras lecciones, aquellas aprendidas con antelación, ellos también tienen muchas atesoradas y por eso recalco que es muy importante regalarles ese espacio de poder hacerlo. Tercero, intensifican nuestro poder interior femenino de una forma única! En lugar de debilitarnos, nos fortalecen, como si fueran el agua que necesitan las flores. Por supuesto que son una gran responsabilidad. Por supuesto que tenemos muchas responsabilidades. Pero, así como tú, pienso que la responsabilidad puede ser visualizada de una manera totalmente diferente también. Una absolutamente positiva, que nos ayuda a sentirnos firmes, decididas, independientes, maduras…Además, responsabilidad no tiene por qué equivaler a pesadez, mucho menos cuando se trata de algo que amas hacer! Y la responsabilidad de ser madre es algo que amamos, si no, no tendríamos hijos. Y entre tantas responsabilidades físicas a diario, estoy segura de que sí podemos organizarnos de tal manera que saquemos tiempo para la más importante en nuestra vida. Esta siempre debe figurar en un rango especial.
    Para finalizar, vuelvo nuevamente a mi afirmación de que la edad perfecta para tener a nuestros hijos es la que nuestro corazón nos dicte, él nunca falla. El momento correcto es el que tengamos nosotras en mente, así como nuestro Creador en su plan divino. Simplemente contemplemos todo desde la dimensión espiritual, y podremos comprobar que nuestra frustración y preocupación quedarán al margen, para enfocarnos en el milagro infinito que nos ha brindado el Creador, expresándonos cuánto nos ama y que, más que la edad perfecta, se trata del momento perfecto. Este no tendrá nada que ver ni con cifras, ni con los pensamientos en sociedad, ni con nada por el estilo. Será la respuesta más acertada y cristalina, reflejando el lazo que se ha establecido entre nuestro deseo espiritual, y la hora perfecta del Creador. Por tanto, llenemos con más espiritualidad nuestras almas, siempre, en todo momento!!!
    Gracias infinitas hermosa por deleitarnos un martes más con tu ser interior, tu espiritualidad y tus palabras llenas de amor y luz!! Tuviste a Akiva y Yehuda en el momento más perfecto también. Jamás dudes de ello (aunque sé que no lo harás) a pesar de lo que podrían decirte en alguna ocasión. Ahora tengo a tres soles maravillosos iluminando mi vida que le agradeceré al Creador por siempre! Y también a una guía maternal, junto con amiga claro, que no se compara ni con todos los libros, ni artículos, ni vídeos ni nada en el mundo. Quiero que sepas que cuando llegue mi momento perfecto y te empiece a contar mis experiencias como mamá también, la mayoría serán gracias a todo lo aprendido junto a ti en este tiempo. Y para esto mi querida Maritza, jamás existirá un GRACIAS lo suficientemente enorme.

    ¡¡Te adoro muchísimo, hasta la próxima corazón de oro abrazos y bendiciones para todos!!

    #ElBlogDeMaritzaRodriguez #AmarEnConciencia #MaritzaEspiritual #Inspiración

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza Rodríguez
      26 mayo, 2017 at 4:50 pm

      Hola Irina, gracias por tus bellas palabras y por tu cariño siempre,
      un abrazo!!

      • Reply
        Irina Dragomirova
        28 mayo, 2017 at 4:11 am

        Gracias a ti hermosa por dedicarme siempre de tu tiempo y llenarme con tus palabras especiales también!Sabes que para mí es un placer estar junto a ti en todo. Otro abrazo para ti!!!

    Leave a Reply

     
    WordPress spam blocked by CleanTalk.