me estoy estancando!!

El tema que voy a tocar hoy es ¿cómo desanclarnos? Como ustedes yo he tenido la sensación de que estoy estancada, de que estoy paralizada, de que las cosas no salen, de que no sé qué hacer y uno empieza a entender que cuando instalas la fórmula de causa y efecto, uno es el responsable, que hay que cambiar el rol y salirse de la víctima y tomar la responsabilidad.
La vida no es aleatoria, la vida no está marcada por alguien que nos tiene que dar castigos o dar glorias; en muchas culturas nos enseñan, que hay que hacer las cosas bien, que hay que ir por el buen camino, que hay que portarse bien, que hay que ser honesto para que nos vaya bien. Y hacemos todo esto y vemos que no avanzamos y nos preguntamos ¿por qué? si yo soy bueno y no le robo nada a nadie ¿por qué no avanzo?, no es porque el cosmos y el universo, están conspirando para que nos vaya mal en la vida o que estemos anclados, empecemos por cuestionarnos, por preguntarnos, ¿por qué estoy estancado?, ¿qué no estoy haciendo? ¿Qué estoy dejando de hacer? ¿Por qué estoy viviendo en el efecto? ¿Por qué no soy la causa? Vivimos inconscientemente actuando como locos y no sabemos que a lo mejor esto es el resultado de algo.
Uno de nuestros grandes problemas es no tomar riesgos, ¿por qué no tomamos riesgos? ¿por qué no nos movemos? Porque como no sentimos la seguridad de lo que va a pasar y hacia dónde vamos, entonces no nos movemos, es mejor estar aquí, y solo repetimos esta frase ¡salirnos de nuestra zona de confort!, porque está chévere, porque está de moda y porque se usa en las redes #salirdenuestrazonadecomfort , pero ¿por qué no la aplicamos?, pongamosla en práctica de verdad, sé que es bien difícil porque a veces nos aferramos a una falsa seguridad, ya que es lo que nos han dicho y nos han enseñado, “como yo ya sé”, “ yo ya me la sé y le estoy ahorrando el camino”, “váyase por aquí mi amor, yo ya fui, yo ya volví, yo ya lo hice, yo ya sé que es por aquí” entonces decimos, “voy a ir por donde me dicen mis papas, mis abuelos, mis tíos, mis hermanos mayores, etc,”, y simplemente quedamos predispuestos a que hay que hacer algo que es seguro y no tenemos la necesidad de lanzarnos al vacío, pero ¿y si cambiamos esa falsa seguridad o miedo por curiosidad? claro no es fácil, no es fácil salir de un trabajo donde nos sentimos infelices porque no podemos expandirnos, porque nuestra voz no es escuchada, porque no podemos aportar nuestra creatividad, nuestras ideas, para explorar algo nuevo, porque siempre pensamos en que por lo menos acá tenemos para pagar las cuentas, ya nos conocen, ya sabemos cómo es el trabajo, ya conocemos a nuestros compañeros, ya tenemos amigos, porque al pensar en un cambio lo primero que se nos viene a la mente es: Y si tengo que mudarme de país, y si me cambio de compañía qué va a pasar allá, por lo menos aquí tengo un contrato todos los años ¿Con quién me voy a encontrar? ¿Y si no me gustan las personas que trabajan allí? ¿Y si no puedo llevarme bien con mis nuevos compañeros? ¿Y si no me gusta? Y nos repetimos este refrán “Más vale malo conocido, que bueno por conocer”. Y no nos movemos.
Otro de nuestros problemas es la certeza, no tenemos certeza, porque si la tuviéramos nuestros pensamientos serían, “voy a estar mejor allá”, “este cambio me va a enriquecer”, “voy a conocer nuevas personas que van a aportar en mi crecimiento”, “voy a aprender cosas nuevas” pero como nos resistimos a los procesos y solo queremos los resultados, nos es difícil hacer estos cambios, vivimos en la inmediatez, de logro en logro, no en un proceso evolutivo, porque nos queremos ahorrar el proceso y eso es lo que nos enseñan y no sabemos que en las caídas es donde aprendemos,.
Me acuerdo cuando yo empecé a hacer mi camino, yo fui caminando en la certeza, en que Dios aquí me puso y como si yo tuviera un GPS dentro de mí llevándome en la certeza y tomando riesgos, solo pensaba que me iba a ir bien, en algún momento me perdí y tuve que volver a conectarme, hice un alto y me dije, ¿cómo llegué desde Barranquilla hasta acá? y ¿por qué perdí la fórmula? No espérate, porque claro, si nos va bien, si nos salen las cosas bien, sentimos que avanzamos, pero cuando las cosas no salen como queremos sentimos que no avanzamos, porque no nos damos cuenta que allí es donde estamos haciendo la universidad, ese es el grado, ese es el máster, porque creemos que hasta ahí llegamos y no somos capaces de seguir e ignoramos que eso nos va a fortalecer porque nos estamos preparando para lo que viene, para algo más grande, y ahí es cuando decimos “esto me llego en el momento correcto”, ¿por qué? Porque antes no tenía la madurez, la sensatez, la inteligencia, ahora la tengo porque pase por un proceso.
Hay un plan maestro, déjate llevar, deja que el creador haga también su trabajo, no lo dejamos actuar. Entonces toma el riesgo, crece, ten certeza, avanza, ¿a dónde?, Dios te va a poner en el lugar correcto, ábrete al cambio, a las señales, porque no nos abrimos a lo que pueda pasar y ahí puede estar el mensaje para de verdad hacer nuestro trabajo, no te quejes, deja de pensar que la vida no es justa contigo, que las cosas no te están saliendo por culpa de otra persona, suelta los miedos, las preocupaciones, deja de pensar que todo el mundo está conspirando contra ti, y empiezas a pensar de que todo lo que está pasando es para bien y así puedes caminar muchísimo más fácil.
Les aconsejo que primero identifiquemos en qué conciencia nos conectamos, segundo, tomemos el riesgo y la certeza nos va a dar la seguridad de saber que donde vayamos aunque no lo podamos ver es seguro, vamos a estar seguros, porque dependiendo de nuestra energía podemos influenciar nuestro entorno y pensemos que todo lo que nos está pasando, está bien, porque todos esos cambios nos van a permitir madurar, nos van a permitir entrenarnos, nos van a permitir pasar al siguiente nivel, nuestro destino no lo afecta una sola cosa, son muchas cosas, entonces no nos podemos quedar esperando que nos pase lo bueno y que nos pase lo malo y quejarnos, no!, tomemos acción, es el momento de tomar acción para poder desanclarnos, para poder caminar, para poder avanzar, para poder cambiar nuestro destino, para poder realmente activar nuestras bendiciones y vivir en una vida completamente diferente, vamos a sacudirnos, y a cuestionarnos. De verdad hagamos el trabajo.
Bueno espero que les haya quedado algo, que les haya servido, igual seguiremos en el proceso, a mí me ha servido muchísimo, yo he tomado un cambio en mi vida que ustedes lo están viendo y me siento feliz, porque sé que estoy en el lugar correcto que tengo que estar.
¡Hasta la próxima, amigas!!!
Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag: #ElBlogdeMaritzaRodriguez
Besos,
Maritza.

Categorías: Blog

También podría gustarte

6 Comments

  • Reply
    LEONORA ALVAREZ ROSARIO
    1 agosto, 2017 at 9:13 am

    ¡BUENOS DÍAS MI QUERIDA MARITZA! EL ARTÍCULO DE HOY ME RECORDÓ UN VIDEO DE “CON M DE MUJER” QUE LLEVA ESE MISMO TÍTULO Y UN ARTÍCULO DE TU BLOG “LÁNZATE A LA AVENTURA”. ESTOY DE ACUERDO CON LO QUE NOS DICES … LOS SERES HUMANOS ESTAMOS ACOSTUMBRADOS A VIVIR EN LA FALSA SEGURIDAD DE LO QUE CONOCEMOS O LO QUE NOS ES MÁS CÓMODO PARA NUESTRA VIDA, Y CUANDO SE NOS PRESENTA UNA OPORTUNIDAD PARA EXPERIMENTAR ALGO NUEVO, LA PRIMERA REACCIÓN ES DE MIEDO E INSEGURIDAD. COMENZAMOS A REALIZARNOS TODO TIPO DE PREGUNTAS POR EL TEMOR A TOMAR ESE RIESGO, Y EN LUGAR DE VERLO COMO UNA EXPERIENCIA DE CRECIMIENTO, LA VEMOS COMO SI ESTUVIÉRAMOS EN UNA “ZONA DE PELIGRO”. USUALMENTE CUANDO SOMOS MÁS JÓVENES NO ANALIZAMOS TANTO Y NOS ARRIESGAMOS MÁS, PERO CON EL PASO DE LOS AÑOS, CUANDO ADQUIRIMOS MÁS EXPERIENCIAS DE LA VIDA, NOS TORNAMOS MÁS DÉBILES E INSEGUROS EN LUGAR DE SER TODO LO CONTRARIO. TAMBIÉN OLVIDAMOS ESE DICHO … “AYÚDATE, QUE YO TE AYUDARÉ”. EL UNIVERSO PUEDE ECHARNOS LA MANO CON UN 50%, PERO NOSOTROS DEBEMOS HACER NUESTRA PARTE DEL OTRO 50% Y APRENDER A ADQUIRIR MÁS CONFIANZA. UNA DE LAS COSAS QUE MÁS NOS ESTANCAN EN LA VIDA SON LOS MIEDOS Y TEMORES PORQUE ÉSTOS NOS PARALIZAN, NO NOS DEJAN AVANZAR. LOS MIEDOS SON LA REPRESENTACIÓN DE ESA VOZ OSCURA QUE TE INCITA A LA “SOLEDAD”, DE DEJAR LAS COSAS COMO ESTÁN PORQUE ASÍ ESTÁS BIEN. CUANDO NOS MANTENEMOS FIRMES Y CONECTADOS CON LA LUZ DIVINA DEL CREADOR Y NOS PERMITIMOS ESCUCHAR LA VOZ INTERIOR, LA VOZ QUE SUSURRA, ESTA VOZ DE LA INTUICIÓN ES LA QUE NOS VA A DAR LA CONFIANZA, LA FORTALEZA Y LA CERTEZA DE ENTRAR EN EL MUNDO DE LAS RESPUESTAS DE QUE ESTAMOS EN EL CAMINO CORRECTO, LA QUE A SU VEZ NOS IRRADIA CON LA ENERGÍA ROSADA DEL AMOR INCONDICIONAL PARA SACAR ESE SUPERPODER DENTRO DE NOSOTROS PARA LLEVARNOS EL MUNDO POR DELANTE Y PERMITIRNOS ASUMIR RIESGOS DE NUEVAS EXPERIENCIAS PARA CONTINUAR LLENANDO LAS PÁGINAS DEL LIBRO DE NUESTRA VIDA.

    ¡GRACIAS MARITZA … POR SIEMPRE IMPULSARNOS Y HACERNOS REACCIONAR Y REFLEXIONAR PARA DESCUBRIR UNA NUEVA VERSIÓN DE NOSOTROS, FORTALECER NUESTRO INTERIOR Y ENCONTRAR NUESTRO CENTRO DE PODER Y ASÍ PODER DESANCLARNOS DE LAS ENERGÍAS NEGATIVAS Y SIEMPRE DARLE PASO A LA LUZ EN NUESTRAS VIDAS PARA SER MÁS FELICES Y COMPLETOS … LINDO DÍA BONITA Y MUCHAS BENDICIONES PARA TI Y TU BELLA FAMILIA! BESOS Y ABRAZOS GRANDES DE TU FAN SIEMPRE #TeamMaritza DE SANTA ROSA, BAYAMÓN, PUERTO RICO (11:15 AM) #ElBlogDeMaritzaRodríguez, #VlogMaritza, #MeEstoyEstancando, #MaritzaActriz, #MaritzaMamá, #MaritzaEspiritual, #MadreEspiritual, #MaritzaYoutuber, #MamáYoutuber, #MamáBlogger, #Blogger, #Influencer, #AmarEnConciencia

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza Rodríguez
      10 agosto, 2017 at 11:15 am

      Gracias por tus comentarios y tu apoyo!!

  • Reply
    Luz
    1 agosto, 2017 at 7:39 pm

    Yo también hablaba así, cuando vivía en un ambiente de bienestar emocional, no solamente lo hablaba, enseñaba a tras personas, hasta queeee…..entra el paro laboral con mi padre , entra un cáncer con 53 años a mi padre, muere mi padre en el día de cumpleaños de mi madre, 14 de febrero. Seguido, lucho con un mobbing laboral con luchas judiciales, en mi lucha por salir de ese infierno se asoma un cáncer a mi hermana con 38 años, con una lucha brutal, buscando alternativas, para acabar muriendo el día de su cumpleaños, 2 de agosto, salgo de mi lucha laboral y sigo mi camino en busca de otro trabajo, cuando pensé que me encarrilaba ,estalla la crisis económica de la cual salgo afectada, le da dos íctus a mi madre, provocando una demencia . A todo esto añado una profunda soledad en toda esta lucha. Y sabes por qué se entra en una profunda soledad? precisamente, porque no te quejas, vas a la calle siendo positiva…pero ¿sabes? a veces eso es un error, porque la gente te siente fuerte, cuando realmente estas destruida, y además , como eres un atractivo para la gente débil que busca consuelo ¿ que ocurre? que cuando ya se han cargado las pilas contigo, te tiran como un pañuelo lleno de mocos. Quejarse no es malo, al contrario, a veces es necesario. Lo que es malo, es instalarse en la queja. Así, ya, 19 años en una continua lucha, 19 años corriendo riesgos para cambiar una vida, 19 años esperando la mano del Creador, y yo, sí que la dejo hacer su trabajo!! Mira Maritza, el trabajo del Creador es dejar que la humanidad se de cuenta que los seres humanos no somos capaces de gobernarnos, y por eso tiene que permitir las injusticias, las calamidades que suceden a través del mundo , y no sabemos hasta dónde permitirá que el ser humano llegue, lo que sí se sabe, es que no permitirá que termine desapareciendo la tierra. Dios te puede ayudar a sobrellevar situaciones difíciles, pero ni te manda ni te quita. Permite, que te pase bueno, o , que te pase malo. Pero no te da, no te manda, no te quita. Si te refieres a que Dios tiene un plan maestro para cada persona, perdona, pero yo eso no lo he leído en ninguna parte. Que tiene un propósito para la humanidad, sí, eso sí. La fórmula genérica no resulta a todo el mundo. Dijiste en un una ocasión que cada uno crea su propia suerte. Alguien también reforzó este comentario. Y yo digo, que en ocasiones sí es verdad, y además es muy evidente, pero sólo en ocasiones, no se puede generalizar, porque hay personas que han trabajado , arriesgando, no se han quejado, si acaso alguna vez tímidamente, han trabajado muy arduamente y con actitud positiva, y la vida no les ha colmado precisamente de bendiciones, entonces, juzgar que no te va también como al vecino porque no has hecho nada por cambiar tu suerte, eso, es una falta de amor, consideración , compasión y sensibilidad hacia esa persona, que además sigue en su lucha por seguir adelante. Mira, de toda esta vivencia, de lo que me he dado cuenta, es que soy una persona muy fuerte, y aunque en mis comentarios parezco una persona negativa, te aseguro que la realidad es otra, sólo que el optimismo no me impide ver la realidad. Cuando la vida de repente te da un giro de ciento ochenta grados, he insiste en permanecer en tu vida permanentemente, dándote portazos en la búsqueda de algo mejor, te aseguro, que los pensamientos cambian, y que sólo recuperas cuando ves que se empiezan ha abrir puertas, que ya no sabes ni como, ni cuando, ni porque. Un beso y muchas gracias, a pesar de que te llevo mucho la contraria, siento que eres muy buena persona.

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza Rodríguez
      10 agosto, 2017 at 11:46 am

      Hola Luz, lo importante es que a pesar de todas las cosas que pasen en nuestras vidas, de los golpes y las vicisitudes sepamos levantarnos y seguir adelante, siempre mirando la vida con amor y con certeza, de la mano del creador y de su luz, te deseo todo lo mejor y te envío un fuerte abrazo!

  • Reply
    IRINA DRAGOMIROVA
    4 agosto, 2017 at 4:39 am

    Corazón hermoso qué alegría volver a leerte!!! A mí personalmente siempre se me queda todo aquello que expresas, enseñas, aconsejas, narras y compartes sea donde sea. Que tus cosas se me queden grabadas es algo muy simple y guardan una cierta energía llena de luz que me atrae hacia tus escritos, vídeos y de más. Desde un principio fue así, y siempre lo será no tengo dudas. La forma en que abres tu corazón y desnudas tu alma es algo que siempre voy a admirar en ti!
    Me gusta muchísimo el tema que nos has traído en este nuevo blog porque quién de nosotros no se habrá anclado en un sólo punto o habrá pensado que no tiene hacia dónde más avanzar? Todos! Y no es que sea algo propio de nuestra naturaleza, sino que es lo que estamos viendo todo el tiempo y en todos lados, lo que nos enseñan de generación en generación seamos más modernos hoy en día o no. Este aspecto para nada ha cambiado y si no surge ese cambio de nosotros mismos, así transcurrirán miles de generaciones más, todas estancadas en un momento determinado. Considero también que a menudo, en nuestro enorme afán de correr y llegar al siguiente capítulo, sentimos que no avanzamos nada a pesar de nuestro deseo y que nos mantenemos siempre en el mismo, llenos de frustración. Tampoco tendemos a mostrar un interés mínimo en cuestionarnos las cosas, en buscar esos por qué, solamente nos concentramos en correr y correr. Eso no es avanzar, es huir, moverse al azar, ansiar siempre otro capítulo al que estamos viviendo. Así nunca seremos felices y tampoco nos sentiremos tranquilos interiormente. Quizá seamos conscientes de que estamos anclados, porque muchos ni si quiera lo somos, pero mientras no busquemos la razón de ello por supuesto que seguiremos congelados en el mismo punto. El Creador nos ayuda con señales y su luz a poder movernos, pero no lo hará él todo como si fuéramos marionetas. Dejemos de ser tan pasivos siempre y dejar que él o la mamá, el papá, el hermano, la abuela, etc. nos traspasen sus caminos y así ya no preocuparnos de nada en la vida. Siempre queremos todo hecho y en bandeja de plata. ¿Por qué? ¿Nos damos cuenta de que podríamos no haber existido, y sin embargo estamos aquí, sobre la faz, con la vida por delante, las manos repletas de propósitos, como para ponernos a recorrer todos siempre las mismas rutas? Inventemos otras, unas propias!
    Retomando tu primer punto sobre los riesgos, tienes toda la razón cuando afirmas que es por esa falta de seguridad, de que los resultados serán exactamente tal cuál los imaginamos, lo que causa nuestra parálisis constante. Nunca voy a entender el por qué, pero es un hecho bastante obvio además, que el ser humano casi siempre tiene su balanza inclinada hacia el lado negativo. Por tanto, el lado positivo se queda vacío, y por eso nosotros mismos cortamos muchas ramas de la corona de nuestro árbol. Estemos hablando de un riesgo, de hacer una carrera, de comenzar una relación…siempre pensamos en esa frase que nos carcome la mente desde amanecer hasta anochecer “¿Y SI SALE MAL?” Vivimos con ese pensamiento del mal como si fuera un tsunami que nos persigue hagamos lo que hagamos. Está ahí detrás, acechándonos y nosotros siendo su blanco. Como causa de nuestra infinita impaciencia, acostumbramos a brincar directamente en el resultado, en intentar conceptualizarlo, y si no es posible y lo vemos borroso como en el caso de tener que tomar un riesgo mayor, olvídate que hasta aquí llego yo. No vemos que el proceso puede ser igual de bello que el resultado aunque este no se observe desde un principio. Nos gusta tener todas las cosas al frente, poder darle al ‘zoom’, y de esta manera ya las aguas se calman para nosotros. Esta frase que mencionas sobre salirse de la zona de confort se habrá vuelto muy popular pero solo para aplicarla con el hashtag, porque lo que es en nuestra vida ni consideramos la posibilidad. Por ejemplo, en mi caso si ahora mismo expresara que me quiero salir de la zona de confort y que quiero estudiar actuación, lo primero que me dice casi todo el mundo aparte de mostrar su gran asombro y quizá una risilla al final es que resulta prácticamente imposible entras en ese mundo, que hay mucha competencia, etc. ¿Lo ves Maritza? Las personas lo que ven es un gran cartel de IMPOSIBLE y cómo no, la competencia con los demás. Quién sabe y cuántos talentos estarán ahora en sus casas, sin asomarse a la luz precisamente por ir con esta mentalidad. Pero cuando les digo que muchos así como tú han llegado muy lejos porque nunca dejaron de creer en sí mismos ni en lo que les dictaba el corazón, ahí ya se quedan sin respuestas y prefieren callar. Y la competencia, esa te va a atormentar en todos lados si la tienes presente en cada cosa que hagas, no solamente si anhelas actuar. Es más, se compite en el hogar mismo, ni si quiera hablemos de oficios. En lugar de concentrarnos en dar lo mejor de nosotros mismos, yo me enfoco en quién está actuando mejor o peor que yo. Así claro que no podré entregarme en cuerpo y alma a ello y sentiré que no me salen las cosas ni en ese mundo, ni en ningún otro. Todos pensamos que los riesgos te pueden hacer ganar, pero también perder. Cuando en realidad siempre ganaremos y mucho, lo que ocurre es que no nos gusta esperar, y ese sí es un problema en el que debemos trabajar seriamente. Simplemente vemos lo que sucede inmediatamente después de esto, y si es algo que no termina de convencernos, empezamos a colocar el riesgo en nuestra lista negra. El refrán “Más vale malo conocido, que bueno por conocer” es de las frases más sin sentido que se hayan popularizado. Básicamente nos incita a vivir la única vida que tenemos, porque quién sabe y si nos tocará en otra encarnación, de una manera cómoda aunque no nos haga felices que todo aquello que podría ser una maravilla pero como es desconocido pues mejor soltarlo. Wow!! Esa pasividad y esos temores profundos deben quedar a un lado porque después cuando pasen los años estaremos caminando por alguna calle, lamentándonos cabizbajos. ¿Por qué nos da tanto miedo ser curiosos? ¿Qué es lo peor que podría pasarnos? ¿Caer en el hoyo? ¿Quedarnos sin ese trabajo del que volvíamos cada día furiosos? ¿O tal vez sin la casa donde vivíamos? Concuerdo contigo en que sin las caídas, para nada seríamos los que somos después. Estas siempre serán nuestras mejores maestras! No es en absoluto vergonzoso caerte, porque además todos nos caemos solo que en ese momento nos miramos exclusivamente a nosotros mismos pensando que somos los únicos fracasados sobre el planeta. Pero no vemos que posteriormente al levantarnos, somos unos auténticos héroes!! Lo del trabajo, la casa…son cosas que van y vienen. Creo que más vale arriesgarse a trabajar en algo que realmente te apasiona, que te hace regresar después de un día largo y agotador con una gran sonrisa, que estar en uno donde sientes que te hundes solamente porque ya todo se ha vuelto usual ahí. Con todos los dones que nos regala el Creador, y estar en una posición que ni nos gusta ni nos llena claro que no! A diario observo cómo la gente se la pasa quejando de su trabajo u otro tipo de cosas y quizá podrían solucionarlo tomando un gran riesgo, pero no nos atrevemos, nos parece absurdo ser unos valientes. Entendamos que sin riesgos, viviremos insatisfechos y muchas puertas que podrían estar abiertas estarán completamente cerradas y así se quedarán por no tomarlos.
    Sumándole a esto la certeza, ambos van de la mano, no podemos ir por la vida como unos descartianos y viviendo en la comodidad porque sí. Dudar sobre cada cosa que te pasa te desgasta emocionalmente de una forma impresionante! Si no aplicamos la certeza desde el comienzo, nunca podremos emprender ni construir nada. Ya es hora que dejemos de inclinar nuestra balanza hacia la negatividad y empezar a hacerlo hacia la positividad. Como tú misma dices con pensamientos que nos impulsen a lanzarnos y avanzar. No pensemos que no llegaremos a ningún lado y que lo único que se nos viene encima es una avalancha inevitable.
    Absolutamente todo llega en el momento correcto, ni antes ni después. Nunca nos quedaremos con el alma vacía porque enseñanzas y mensajes clave siempre habrá! Salgan las cosas como queramos o no, siempre tendremos la oportunidad de reflexionar sobre ese episodio, adquirir nuevas herramientas y madurar a nivel de conciencia! Si el Creador nos ha puesto aquí, y no ahí como pensábamos es porque en este camino es donde realmente nos esperan maravillas. Mantengamos a nuestro lado solamente aquello que nos aporte, que nos haga ver todo de una manera más nítida, que no nos haga sentir que a nosotros nos ha tocado cargar con una enorme piedra de por vida. Todo lo que se mueve en este universo tiene sus propios propósitos aunque a veces no logremos comprenderlos. No nos quedemos sin el riesgo y su proceso simplemente porque no sabemos dónde vamos a acabar. Acabaremos donde tengamos que hacerlo sin tener que controlar absolutamente todo. Sorprendámonos con las bendiciones!!! Caminemos y volemos en todo momento firmes. Que nuestro espíritu soñador nunca nos falte!
    Gracias infinitas por compartirnos otro pedacito más de ti bella! Verte tan feliz con tu proceso me llena mucho el alma y me parece algo fascinante presenciarlo junto a ti! Tu nuevo ‘yo’ es muy Wow!!! Os mando todo mi amor queridos Mintz hasta la próxima amiga te quiero 💐💐💐🌞🌞
    #ElBlogdeMaritzaRodriguez #AmarEnConciencia #MaritzaEspiritual #Inspiración #Influencer #EscritosDelAlma

    • Maritza Rodríguez
      Reply
      Maritza Rodríguez
      10 agosto, 2017 at 11:16 am

      Gracias por tus bellas palabras, un abrazo!!

    Leave a Reply

     
    WordPress spam blocked by CleanTalk.