La Chispa de Bien!

Hoy les comparto un artículo del Rabino Shalom Arush para que tengamos diferentes herramientas en nuestra búsqueda espiritual.
La conciencia de que tenemos mucho por mejorar nos lleva a juzgar favorablemente a los demás. En ese sentido, dijo Rabí Najman que hay que buscar lo bueno inclusive en la persona aparentemente más malvada (Likutey Moharán I. 282).
¿Para qué vamos a buscar lo bueno en una persona malvada, en alguien que no soportamos? Intrínsecamente, el alma Divina dentro de cada persona es buena, porque es una pequeña chispa de la Divinidad. El mal que demuestra esa persona es la manifestación de su incapacidad o su falta de voluntad de superar su mala inclinación. Al buscar lo bueno, uno encuentra un “rayo de luz” en el “malvado” y esa poca luz logra disipar hasta la más densa oscuridad. Por eso, tal como explica Rabi Najman, cuando encontramos un punto bueno en esa persona, esta empieza a actuar mejor.
Al ver el mal en los otros, nosotros mismos estamos conectados con el mal. La persona humilde piensa: “¡Guau, si el Creador no me hubiera ayudado, yo podría ser incluso peor que esa persona!”. La persona humilde no juzga a los demás y si lo hace, le da el beneficio de la duda.
El que vive la vida en verdad consigo mismo puede fortalecer a los demás. Puede alentar a los deprimidos y a todas las almas quebrantadas. De hecho, se puede identificar con ellos y decirles: “Yo no soy mejor que tú. Yo también toqué fondo e hice cosas terribles. He cometido errores a doquier. Pero siempre puedes dirigirte a el Creador”.
La diferencia entre éxito y fracaso o entre alegría y tristeza es saber cuál es nuestro lugar en la escalera espiritual. Sí, no es fácil. Hacen falta horas de introspección, plegaria personal, arrepentimiento, confesión. Significa vivir la verdad de dónde estamos en el mundo y significa dejar de engañarnos. Dejar la fantasía para Disney…
Cuando alguien se identifica contigo, y tú sientes que él te comprende porque ha experimentado las mismas dificultades que tuviste tú, te llenas de esperanza. ¡Si él pudo elevarse al fortalecer su fe y hablar con el Creador, también puedes tú!
Juzgar a los demás es muy peligroso, porque la Corte Divina nos juzga exactamente de acuerdo a la forma en que juzgamos a los demás. Nuestros Sabios nos advierten que no debemos juzgar a nadie hasta no estar en sus mismas circunstancias exactamente. el Creador es el único calificado para juzgar a la persona, porque solamente Él sabe y conoce todos los hechos pertinentes. Una vez que nos damos cuenta de que simplemente somos incapaces de juzgar con justicia a los demás, entonces dejamos de juzgarlos. En vez de juzgarlos, nos identificamos con ellos y les tenemos compasión, así como el Creador hace con nosotros. Actuamos con los demás de la misma manera que nos gustaría que los demás actúen con nosotros si estuviéramos en esas circunstancias. Y si sí juzgamos, lo hacemos con entendimiento, con comprensión, igual que querríamos que nos juzgaran.
https://www.breslev.co.il/articles/breslev/la_sabidur%C3%ADa_de_rab%C3%AD_najman/la_chispa_de_bien.aspx?id=31458&language=spanish
¡Hasta la próxima, amigas!!!
Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:

#ElBlogdeMaritzaRodriguez

Besos,

Maritza.

Categorías: Blog

También podría gustarte

1 Comment

  • Reply
    IRINA DRAGOMIROVA
    31 octubre, 2017 at 12:43 pm

    ¡¡Feliz martes perla!! El escrito que nos compartes hoy en tu blog guarda una luz muy especial, nos incita como las almas espirituales que somos a buscar esa chispa de resplandor y bondad en el interior de las personas, en lugar de ir señalando con el dedo todo el tiempo a los demás, ejerciendo el rol del Creador. Si nos encontramos a nosotros mismos en la frecuencia de una elevación de conciencia sin fin, veremos que el mal juicio simplemente no tiene cabida en nuestra alma, así como esa tendencia de inclinarnos primero hacia los aspectos negativos que necesitan ser corregidos en una persona y no hacia los positivos, los cuáles deberían destacar siempre por encima. Para ser capaces de ubicar esa chispa de luz en los demás, primero tendremos que haber conectado con nuestra propia luz. De otro modo nos resultaría imposible hacerlo, pues no podemos buscar en el exterior algo que no hayamos generado en el interior. A muchos nos resulta más cómodo pensar que si una persona nos parece insoportable, entonces resultaría una pérdida de tiempo absoluta tratar de encontrar alguna cualidad maravillosa en esta misma, sino que nos dejamos llevar por nuestros impulsos y procedemos rechazándola inmediatamente. Quizá tengamos el pensamiento erróneo de que es ella la malvada y que dentro de su ser reside el mal, cuando en realidad somos nosotros quienes hayamos decidido estar conectados con el mal consciente o inconscientemente. Si nos resulta más complejo contemplar la luz en esa persona y no la parte oscura, significa que debemos potencializar más la energía del bien en nuestras almas con la ayuda del Creador por supuesto.
    Muestro mi completo acuerdo en que la esencia divina de un alma siempre reflejará nobleza y amor, y aquellos individuos que observamos en sociedad como llenos de maldad, simplemente tienen como misión restaurarla o despertarla, dejando de inclinarse hacia la balanza que contiene únicamente sentimientos de odio, ira, envidia, ansias de poder, etc. Todos poseemos esta esencia, sin excepciones ya que hemos sido creados en semejanza a Dios, pero de nosotros dependerá si se trabaja día a día, sin permitir que el mal controle nuestras acciones, nuestros pensamientos y nuestros sentimientos.
    Cuando nuestro enfoque cambia y vamos encaminados a buscar esa luz que hace a cada persona únicamente especial, no solamente crearemos lazos profundos inexplicables mutuamente, sino que vamos a absorber lo mejor de ella y reflejaremos cosas que tal vez ni esta misma persona se imaginaba que yacían en su verdadero ser. La sensación de mostrárselas abiertamente es impresionante!! En otras ocasiones alguien podría pensar que no es tan bueno como quisiera serlo, y nosotros demostrarle que sí lo es, llenando su corazón con una felicidad inmensa. Expresarle que todos los seres humanos estamos aprendiendo, creciendo y mejorando, pero que nadie es mejor que nadie, o peor que nadie, simplemente somos, pasamos por caminos diferentes o similares, y estamos aquí para compartir nuestras lecciones y nuestra sabiduría, conectar profundamente de alma a alma, ser inspiración para unos, y que otros lo sean para nosotros!
    La clave para emitir un juicio es precisamente que no contenga ese carácter de juicio destructivo el cuál se observa presente en todos lados. No hay necesidad de juzgarnos a nosotros mismos, y tampoco a los demás. Con el simple hecho de aprender a discernir cuáles aspectos tenemos que corregir sería más que suficiente. Y en cuanto a los demás, también lo podemos expresar, pero no en forma de un juicio o una crítica que marque inevitablemente a esa persona, sino como un consejo, una sugerencia, un verdadero interés por ayudarle en su camino espiritual. Cada uno de nosotros tenemos como misión el ir erradicando este tipo de juicios cada vez más arraigados en sociedad e ir sustituyéndolos por una perspectiva totalmente diferente, donde nos situamos en el lugar del otro, percibiendo su esencia real y actuando con misericordia, sin que los juicios dispongan de un espacio en nuestro pensamiento o en nuestro vivir de cada día.
    Amemos a las personas tal cuál son, enseñémosles las maravillas que atesora su alma, ayudémoslas a brillar intensamente y expresemos las cosas de tal manera que siempre inspiren!!!

    Te agradezco infinitamente por haberme llenado el espíritu el día de hoy con este escrito tan hermoso, por siempre encontrar tiempo para mí y por ser alguien que difícilmente me hubiese imaginado que podrías ser!! Te quiero muchísimo soñada bendiciones y abrazos hasta la próxima!!!! 🌷🌷🌷
    #ElBlogdeMaritzaRodriguez #AmarEnConciencia #Inspiración #PalabrasDelAlma #AtraeLaLuz

  • Leave a Reply

     
    WordPress spam blocked by CleanTalk.