Browsing Category

Blog

confianza y respeto mutuo

Me pregunto ¿por qué es importante la confianza y el respeto mutuo en nuestras vidas y cómo deberíamos implementarlo?
Somos consientes de lo rápido que cambia el mundo en todos los ámbitos, pero vemos estos cambios como si fueran problemas, porque al llegar algo nuevo debemos empezar a pensar ¿qué vamos a hacer con esos nuevos desafíos, con esos nuevos caminos? Tenemos dos opciones podemos decidir no cambiar y seguir en nuestra zona de confort volviéndonos obsoletos por el miedo que nos llena de incertidumbre o decidimos cambiar y aceptar lo nuevo.
Pero para que estos cambios lleguen a ser efectivos en nuestras vidas no solo debemos decidir cambiar, sino implementar estos cambios y asumir los riesgos que ellos traen, seguramente tendremos ansiedad, estrés o ganas de retroceder y volver a donde estábamos antes, pero ¿quién no ha tomado decisiones y se ha equivocado alguna vez? En ese momento es cuando debemos confiar, confiar en nosotros mismos y confiar en las personas que están a nuestro lado para ayudarnos en nuestros nuevos propósitos.
Esta confianza debe estar basada en el respeto mutuo, aceptar que cada uno de nosotros somos un mundo diferente, con sus propias opiniones, sus propias carencias, que estamos acá para complementarnos los unos a los otros, porque siempre vamos a tener personas a nuestro lado que van a ser nuestro soporte en todo momento. Nuestra familia, nuestros esposos, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, todos forman parte importante de nuestras vidas y están ahí para ayudarnos en nuestro crecimiento, en nuestro cambio, en cada etapa de nuestras vidas con su apoyo, pero siempre respetando que cada uno tiene su propia opinión y en vez de mirarlo como algo negativo o como crítica, debemos verlo como algo que nos edifica; que esas diferencias nos complementan y son parte del proceso.
Para crecer necesitamos del apoyo de los demás, cada uno de nosotros forma una parte importante en este equipo que se llama la vida, no importa si somos diferentes, pensamos diferente, sentimos diferente, lo importante es que estemos unidos en un mismo interés, vivir la vida con todos sus riesgos y sus cambios, aceptando las diferencias y respetándonos. Por eso la confianza y el respeto mutuo deben ser otros de esos pilares en los que estén fundamentadas nuestras relaciones, entendiendo que solo así lograremos ser mejores seres humanos, amar verdaderamente y lograr todo en nuestras vidas con el Creador siempre de nuestra mano.
¡Hasta la próxima, amigas!!!
si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:

#ElBlogdeMaritzaRodriguez

Besos,

Maritza.

Categorías: Blog

¡No puedo!

¡No puedo! se ha convertido en una de las creencias más comunes que repetimos constantemente.
Lo que creemos es lo que hemos aprendido en algún momento de nuestra vida y que creemos que es verdad. ¿Pero cuál es la verdad que queremos construir para nuestras propias vidas?, para empezar, deberíamos cambiar nuestro propio diálogo, a un diálogo positivo con nosotros mismos y con los demás.
Para empezar a cambiar esto debemos preguntarnos ¿Qué nos decimos cuando fracasamos? ¿Qué nos decimos cuando tenemos problemas? ¿Qué nos decimos cuando tenemos una meta?, ¿Qué le decimos a nuestros hijos?, y ¿Qué les decimos a nuestros amigos o a las personas que están cerca de nosotros? Cuando decimos este tipo de mensajes empezamos a creerlos, por eso debemos cuidar lo que decimos y cuidar lo que le decimos a nuestros hijos, porque estos son los mensajes que ellos empiezan a creer.
Debemos cambiar lo que pensamos y decimos, porque cuando desconocemos este tipo de mensajes liberamos nuestro propio potencial, porque nuestras palabras pueden impactar en nuestras metas, en nuestros sueños, en nuestros procesos que han quedado aplazados por culpa de las creencias que respaldan esa negatividad, ese miedo, ese temor.
También debemos preguntarnos ¿Qué es lo que queremos? Al respondernos esta pregunta nos surgirán metas, le estaremos dando una dirección a nuestro propósito y le estaremos diciendo a nuestro cerebro a donde queremos ir, además debemos creer, porque al creer creamos y lo hacemos posible, creer nos da el poder, la confianza de utilizar nuestras habilidades y conocimientos para lograr nuestras metas.
Si logramos visualizarlas, repetirlas y convertirlas en afirmaciones nos llevaran a crear una nueva realidad y podremos ver las imágenes del futuro que deseamos.
Lo que tenemos en nuestra mente son nuestras creencias que nos llevan a ser, estar y hacer lo que somos actualmente y si queremos cambiar debemos cambiar lo que tenemos en nuestra mente.
Nuestras creencias son la manera de ver el mundo y la vida, pero esta no es necesariamente la verdad, hay que atreverse a ver la vida desde otros ángulos y con otro enfoque para decirnos ¡SI PUEDO Y LO VOY A LOGRAR!
¡Hasta la próxima, amigas!!!
Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:

#ElBlogdeMaritzaRodriguez

Besos,

Maritza.

Categorías: Blog

La Chispa de Bien!

Hoy les comparto un artículo del Rabino Shalom Arush para que tengamos diferentes herramientas en nuestra búsqueda espiritual.
La conciencia de que tenemos mucho por mejorar nos lleva a juzgar favorablemente a los demás. En ese sentido, dijo Rabí Najman que hay que buscar lo bueno inclusive en la persona aparentemente más malvada (Likutey Moharán I. 282).
¿Para qué vamos a buscar lo bueno en una persona malvada, en alguien que no soportamos? Intrínsecamente, el alma Divina dentro de cada persona es buena, porque es una pequeña chispa de la Divinidad. El mal que demuestra esa persona es la manifestación de su incapacidad o su falta de voluntad de superar su mala inclinación. Al buscar lo bueno, uno encuentra un “rayo de luz” en el “malvado” y esa poca luz logra disipar hasta la más densa oscuridad. Por eso, tal como explica Rabi Najman, cuando encontramos un punto bueno en esa persona, esta empieza a actuar mejor.
Al ver el mal en los otros, nosotros mismos estamos conectados con el mal. La persona humilde piensa: “¡Guau, si el Creador no me hubiera ayudado, yo podría ser incluso peor que esa persona!”. La persona humilde no juzga a los demás y si lo hace, le da el beneficio de la duda.
El que vive la vida en verdad consigo mismo puede fortalecer a los demás. Puede alentar a los deprimidos y a todas las almas quebrantadas. De hecho, se puede identificar con ellos y decirles: “Yo no soy mejor que tú. Yo también toqué fondo e hice cosas terribles. He cometido errores a doquier. Pero siempre puedes dirigirte a el Creador”.
La diferencia entre éxito y fracaso o entre alegría y tristeza es saber cuál es nuestro lugar en la escalera espiritual. Sí, no es fácil. Hacen falta horas de introspección, plegaria personal, arrepentimiento, confesión. Significa vivir la verdad de dónde estamos en el mundo y significa dejar de engañarnos. Dejar la fantasía para Disney…
Cuando alguien se identifica contigo, y tú sientes que él te comprende porque ha experimentado las mismas dificultades que tuviste tú, te llenas de esperanza. ¡Si él pudo elevarse al fortalecer su fe y hablar con el Creador, también puedes tú!
Juzgar a los demás es muy peligroso, porque la Corte Divina nos juzga exactamente de acuerdo a la forma en que juzgamos a los demás. Nuestros Sabios nos advierten que no debemos juzgar a nadie hasta no estar en sus mismas circunstancias exactamente. el Creador es el único calificado para juzgar a la persona, porque solamente Él sabe y conoce todos los hechos pertinentes. Una vez que nos damos cuenta de que simplemente somos incapaces de juzgar con justicia a los demás, entonces dejamos de juzgarlos. En vez de juzgarlos, nos identificamos con ellos y les tenemos compasión, así como el Creador hace con nosotros. Actuamos con los demás de la misma manera que nos gustaría que los demás actúen con nosotros si estuviéramos en esas circunstancias. Y si sí juzgamos, lo hacemos con entendimiento, con comprensión, igual que querríamos que nos juzgaran.
https://www.breslev.co.il/articles/breslev/la_sabidur%C3%ADa_de_rab%C3%AD_najman/la_chispa_de_bien.aspx?id=31458&language=spanish
¡Hasta la próxima, amigas!!!
Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:

#ElBlogdeMaritzaRodriguez

Besos,

Maritza.

Categorías: Blog

El valor de un billete de 100 Dolares

Hoy les comparto una hermosa reflexion para explicar cómo a pesar de las circunstancias, debemos ser conscientes de nuestro valor y hacer uso de él para superarlas.

El Valor de un billete de 100 Dólares​​
Un conferencista muy reconocido comienza su seminario teniendo muy en alto un billete de 100 dólares.
El le pregunta a la gente:
“¿Quien quisiera tener este billete?”
Las manos comienzan a levantarse, entonces dice:
“Voy a darle este billete de 100 dólares a alguno de ustedes, pero antes déjenme hacer algo con el.”
Él arruga entonces el billete con fuerza y pregunta:
“¿Aún quieren este billete?”
Las manos continúan levantadas.
“Bueno, de acuerdo, pero ¿Qué pasaría si hago esto?”
El bota el billete arrugado al piso y salta con los pies juntos encima, espichándolo lo más posible y cubriéndolo con el polvo del piso.
Enseguida pregunta: “¿Quien quiere todavía este billete?”
¡Evidentemente las manos continúan levantadas!
“Amigos míos, acaban de aprender una lección… poco importa lo que yo haga con este billete, siguen queriéndolo
porque su valor no ha cambiado, cuesta todavía 100 dólares.”
Piensen ahora en ustedes, en su vida. Muchas veces se sentirán arrugados, rechazados, ensuciados por la gente o por los acontecimientos.
Tendrán la impresión de no valer nada ¡pero en realidad su valor no habrá cambiado a los ojos de la gente que los ama!”

El valor de una persona no depende de lo que uno ha hecho o no, ustedes podrán todos los días volver a empezar y lograr sus objetivos porque su valor intrínseco está siempre intacto.

Autor​ Desconocido

¡Hasta la próxima, amigas!!!
Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:
#ElBlogdeMaritzaRodriguez
Besos,
Maritza.

Categorías: Blog

Todo es una bendición

Bendición o Maldición!
Cómo dice mi Maestro Shimon Sarfatti: “Hay dos maneras de ver las situaciones de la vida”
Como una maldición o una bendición. Verlo como maldición perdemos la oportunidad de elevar nuestra conciencia y ver la bendición.
Encontrar lo positivo en lo negativo, es realizar que todo es un milagro.
El milagro es un cambio en la mente y como esta interpreta nuestra experiencia de vida.
Recuerda: Tu vida es una película, si ves algo negativo solo estás viendo una escena, no estás viendo la película completa.
Cuando te tiente la ira o el miedo; para, respira y te dices: “No estoy viendo esto claramente porque no lo estoy viendo en su totalidad, Creador enséñame a ver a través de tus ojos. Sé que esta situación ocurre para mi bien, confío en que revelaras la bendición, en el momento Perfecto”
Y luego ¿qué ocurre? Un milagro ¿por qué? Porque en ese instante invitas a que la luz del Creador renueve tu mente. Y tal como la recibes la difuminas a todo y a todos.
Solo la luz del Creador nos da la claridad para ver más allá de nuestra limitación y ver la película completa. Así cambias tu experiencia de vida, de confusión y sufrimiento a certeza y paz.
Lo que una vez la mente interpretaba como maldición, ahora lo interpreta como bendición, ahora te pregunto: ¿Crees que vale la pena practicar y ver toda situación como una bendición? Pruébalo.
Este es el camino al despertar espiritual y amar en conciencia,
Recuerda Todo es una bendición.
¡Hasta la próxima, amigas!!!
Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:
#ElBlogdeMaritzaRodriguez
Besos,
Maritza.

Categorías: Blog

LA ROSA Y EL SAPO

Había una vez una rosa roja muy bella, se sentía de maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín.
Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos. Se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro, y que era por eso, que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto le ordeno al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo: Esta bien, si así lo quieres.
Poco tiempo después el sapo pasó por donde estaba la rosa y se sorprendió al ver la rosa totalmente marchita, sin hojas y sin pétalos.
Le dijo entonces: Vaya que te ves mal. ¿Que te pasa?
La rosa contestó:
Es que desde que te fuiste las hormigas me han comido día a día, y nunca pude volver a ser igual.
El sapo solo contestó:
Pues claro, cuando yo estaba aquí me comía a esas hormigas y por eso siempre eras la más bella del jardín.
Autor Desconocido

Moraleja:

Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos más que ellos, más bellos o simplemente que no nos “sirven” para nada.
Dios no hace a nadie para que sobre en este mundo, todos tenemos algo que aprender de los demás o algo que enseñar, y nadie debe despreciar a nadie. No vaya a ser que esa persona nos haga un bien del cual ni siquiera estemos conscientes.
¡Hasta la próxima, amigas!!!
Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:
#ElBlogdeMaritzaRodriguez
Besos,
Maritza.

Categorías: Blog

¿Cómo tener paciencia?

El concepto de la paciencia no lo tenemos claro, la definición en el diccionario dice: Es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algún bien.
Y ¿cómo adquieres tú una actitud?, te la inyectan, la aprendes en la escuela, en la universidad, o ¿dónde? ¿Cómo vas adquiriendo esa virtud de la paciencia? Definitivamente yo he descubierto que se aprende observando, ¿Dónde lo empiezas a observar? En los padres. Porque no hay un libro, no hay una institución, no hay una carrera específica donde vayas a estudiarla, es algo que tú adquieres observando.
Desde pequeños observamos todo lo que pasa a nuestro alrededor en nuestras casas y ahí es donde aprendemos todo básicamente, una de esas cosas es la paciencia, no hay otra manera, entonces ¿qué pasa si lo que yo aprendí de mis padres es que la paciencia no existe? ¿Que lo normal y lógico es la impaciencia?, ¿Cómo corrijo eso?, ¿Cómo adquiero esa nueva actitud? ¿Cómo hago? De las situaciones adversas que nos pasan, por ejemplo, cuando estamos haciendo la cola de un banco, vamos a pagar algo y no hay sino una persona atendiendo y ya estamos alterados, cuando hacemos la fila en los aeropuertos o en un semáforo, o simplemente en un consultorio y tuvimos que esperar más, explotamos todo el tiempo, pero si nosotros abrazamos esas situaciones, y dijéramos: estamos aquí en la fila vamos a relajarnos, respirar y tomarlo con tranquilidad, empezamos a entrenarnos para adquirir esa nueva actitud en nuestras vidas, como cuando vamos al gimnasio, levantamos la pesa varias veces y el músculo se fortalece, es exactamente eso, cuando estamos haciendo fila, cuando tenemos una cita equivocada, cuando el niño llora, esos son simplemente oportunidades para nosotros incrementar ese músculo y fortalecerlo.
Hay una frase muy bonita que la gente comenta mucho y es “Los hijos son nuestros grandes maestros” y es muy cierto, por ejemplo cuando tenemos un niño que no quiere dejarse cambiar y por mucho que lo intentamos él no se deja y empezamos a enojarnos es cuando debemos recordar que es nuestro maestro, porque nos está ayudando a desarrollar la actitud de la paciencia. Acá unos pequeños tips que les van a ayudar a tener calma y mantener la paciencia: Respirar, nos ayuda a tomarnos unos segundos y serenarnos, segundo reír, nos ayuda a salirnos de ese estado de impaciencia y otro orar, eso nos ayuda poco a poco a cambiar y a ganar la paciencia.
Una de las cosas que siempre dicen es: uno no puede ser así, es imposible, es lógico que uno pierda la paciencia, no somos robots; ahí está el punto, “una mentira repetida mil veces se vuelve una gran verdad”, entonces si ustedes no creen que es posible tener paciencia, nunca la van a tener, porque deben pensar que es posible ese camino, que es posible tener paciencia y adquirir esa nueva naturaleza, convéncete que es posible tener paciencia en tu vida, y aprovecha las oportunidades, las vicisitudes que te pasan, las circunstancias y tómalas como esas grandes oportunidades, no las rechaces, no pelees con ellas, ese es el consejo que yo les doy, y lo que me ha servido para ser una mujer, esposa, madre con paciencia y en todas las otras versiones que conocen.
¡Hasta la próxima, amigas!!!
Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:
#ElBlogdeMaritzaRodriguez
Besos,
Maritza.

Categorías: Blog