Browsing Tag

elblogdemaritzarodriguez

Maritza Rodriguez Espiritual e Inspiradora

La revista GDL Fashion tiene en su portada del mes de Julio/17 a Maritza Rodriguez
Una mujer exitosa en varios ámbitos de su vida y más ahora en esta etapa que estamos descubriendo de ella, la cual demuestra que las mujeres cada día son más fuertes, determinadas y luchadora.

Categorías: prensa

¿Cómo tratamos a nuestros hijos?

¿Qué pregunta no? seguramente no nos detenemos un segundo a evaluarlo o siquiera a cuestionarlo, damos por hecho que a nuestros hijos hay que tratarlos simplemente como “hijos” con dureza, con premios y castigos, como en una dictadura donde prima la autoridad y la obediencia sin compasión y con ausencia de amor.

Quiero darles tres puntos que me parecen respetables para tener un balance entre la severidad y la bondad para así crear una relación en armonía con ellos.

-El Amor

Siempre hago énfasis en el amor a la hora de tratar a nuestros hijos y me atrevo a decir que la relación interpersonal con ellos viene desde (el momento de) la procreación, y me dirán qué es una locura lo que estoy diciendo, pero no lo es.
Los pensamientos a nivel semilla en ese momento son una manera no potencializada de sus deseos, de su energía, que luego los vamos a ver plasmados en la realidad cuando ellos salen al mundo exterior, solo que en el camino, agobiados por la rutina de la nueva dinámica de nuestros hijos, lo olvidamos y la armonía que visualizábamos en el amor antes de traerlos al mundo se ve reemplazada por las emociones que nos traen las desveladas,el cansancio, la falta de paciencia , los pañales, la rutina de madre primeriza, de no saber qué hacer con el tiempo, ni de nosotras mismas , ni de nuestros esposos, y lo único que tenemos es más fastidio que la suavidad de la dulzura y no quiero decir que estas emociones no sean reales o lógicas con lo que vivimos, pero no deberíamos permitir que esas emociones sean la fuente que nos mueva a la hora de hablar o tratar a nuestros hijos.

Oímos hablar que las madres hacemos grandes sacrificios por nuestros hijos, como por ejemplo dejar de estudiar, trabajar el doble, limitarnos en gastos en fin… pero para mí existe un tipo de sacrifico más difícil y es el sacrificar la emoción visceral que nos activan las situaciones externas de nuestro día a día y poner por encima el amor, y a dónde voy con esto? que cuando el amor nos abandona y nos posee la ira, la impaciencia, la impotencia, la frustración, gritamos a nuestros hijos, los golpeamos, los tratamos con mucha violencia, somos muy severos con ellos y la compasión se esfuma al momento de una corrección o castigo.

-El Respeto

Cuando uno es chico los padres siempre nos dicen “Usted tiene que respetarnos” y sí, es cierto, uno debe respetar a los padres, de hecho, es un mandamiento ordenado por El Creador para cualquier religión, y no se discute, pero si hay una diferencia entre “debes” y “tienes” y aquí el punto no está en discusión si se respeta o no a los padres No, ¡ojo!! es muy delicado porque mi idea aquí es, en el énfasis de como enseñamos el respeto.

El primer contacto, la primera relación que el niño tiene con el mundo es con sus padres y esa manera como aprenden a respetarlos a ellos, la toman de modelo para respetar a los demás.

El mensaje no debería ser de obligación, de imposición, sino de amor de consideración y valoración.

Respetemos a nuestros hijos, hagámosles sentir que son valorados, que nazca en ellos el respeto desde el amor, escuchémoslos, démosle su lugar.

-Mi Pertenencia “Mío”

Las madres siempre nos referimos a los hijos como “mío” … ¡Mi hijo, obvio!!! es mío no es de nadie más!! y siempre lo expresamos hasta para hablar; por ejemplo: qué le hicieron a mi hijo? “ME” lo dejaron llorar?, “ME lo golpearon?, “ME lo dejaron solo?, él ME es mío, no decimos. ¿Qué LE hicieron?, ¿Quién LE pego?, ¿No LO cuidaron? ¡se dan cuenta, aquí hay algo muy clave!! ¡es mi posesión, es mío, de mi propiedad y de esa misma forma los tratamos como si fueran algo, como una cosa que está en mi poder, a mi disposición, bajo mi dominio por lo tanto el hijo tiene que actuar, pensar, sentir, hablar, comportarse como yo digo y quiero, porque es mioooooo!!!

Y aquí hay algo que es muy difícil para los padres entender, la idea de que los hijos al final no son nuestros, como todo lo que hay en este mundo. Los hijos son del creador. Él nos los da para crecer espiritualmente y en otra ocasión profundizaremos en esto, pero si saliéramos de ese mío y pensáramos que son prestados como dice el dicho “ Los hijos son prestados” o como hacen los abuelos que son solo amor con los nietos y nunca son agresivos, ni violentos, porque como ellos no sienten que son de ellos, sino que son prestados!!! entonces los abuelos tratan a los nietos en libertad, sin gobierno, ni dictadura, los abuelos los escuchan, les permiten ser auténticos, conversan con ellos, son libres.

Al tratar a nuestros hijos como seres humanos independientes, con amor, despertando en ellos el valor, el respeto, la autenticidad de su ser, tendremos no solo relaciones positivas con nuestros hijos, sino que ganaremos unos hombres del mañana seguros, libres, capaces de construir una personalidad sólida, con coraje para enfrentarse al mundo en el amor para con los demás.

El balance de la disciplina, la guía para nuestros hijos está en el amor.

todo lo mejor!!!

Si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir, puedes hacerlo usando el hashtag:
#ElBlogdeMaritzaRodriguez

¡Los quiero y hasta la próxima!!!

Maritza

Categorías: Blog

CAMBIANDO PARA SER NOSOTROS

Les comparto las enseñanzas de mi maestra Nathalie Riess de Tzfat – Israel para compartir otra mirada en nuestro camino espiritual.

“Cambiando para llegar a ser nosotros mismos”

“Una vez escuche un alcohólico en rehabilitación que describió el catalizador de su recuperación de la siguiente manera, pensé que el alcohol podría hundir mis penas, hasta que aprendí que las penas saben flotar.

La tendencia humana es culpar, todos nuestros fracasos, problemas y falta de éxitos a otras personas y a otras circunstancias, todos son culpables menos nosotros mismos, nos decimos una y otra vez, si hubiese crecido con padres más amorosos, si tuviera más autoestima, si mi profesor no me hubiese humillado, si fuera de diferente contextura, si fuera más inteligente, si mis amigos no me hubiesen influenciado para mal todo sería diferente.

La entrega de la Tora en el Monte de Sinaí fue una entrega monumental sin precedentes, fue un momento en el tiempo que cambió radicalmente al mundo y dejo su huella para siempre en todo ser humano.  Dios se reveló, apareció el espíritu Divino ante millones de personas y declaro Yo soy Dios tu Dios, no dejo espacio para ambigüedad o dudas, ese momento que todos quisiéramos experimentar cuando escuchamos si tan solo Dios me probara que existe, pero la continuación del sueño que todos tenemos, nunca haría nada malo, nunca se cumplió, unos cuantos días después de esta impresionante experiencia, los judíos se dejaron llevar, temerosos del sentimiento de abandono que sentían hacia Moisés, construyeron el becerro de oro y empezaron a idolatrarlo, olvídense del mandamiento de no servirás a otros Dioses que escucharon de la misma voz Divina, olvídense de la certeza y la fe intensa que experimentaron, estaban hechos del mismo material falible con tentaciones e inclinaciones, dudas e impulsos como siempre y desde siempre y una vez más fracasaron.

Lo que nos lleva a entender que la verdad absoluta es que nada ni nadie puede cambiarnos, sino nosotros mismos, al igual que el alcohol no puede resolver nuestras penas o retos emocionales, inspiración nunca tomará el lugar del esfuerzo y el trabajo, si la entrega de la Tora y la misma voz de Dios no fueron suficientes para prevenir que los Judíos pecaran, tampoco mejores padres, ni maestros, ni amigos, ni situaciones financieras, solo nosotros somos los creadores de nuestro destino y para eso se nos concedió el libre albedrío y el poder absoluto de la decisión, se cuenta de un sabio que cuando era niño vio como su casa se incendiaba, mientras estaba parado al lado de su mama observando como los últimos pedazos de lo que era su hogar llegaban a cenizas, vio como ella lloraba inconsolablemente, el árbol genealógico decía llorando y gritaba, decía una y otra vez, el libro que recuenta nuestra hermosa historia familiar está perdido para siempre, el niño consoló a la madre diciéndole, mama no te preocupes yo creare un árbol nuevo mama, yo estableceré un linaje del que te sentirás muy orgullosa.

Abandonemos el si tan solo yo y remplacémoslo con la oración yo estableceré un nuevo linaje, no miremos al pasado para martirizarnos de lo que podría haber sido, en vez miremos hacia el futuro a lo que tiene que ser, lo que podría haber pasado no va a cambiar nada de todos modos, lo que será está en gran parte de nuestras manos, deseándonos a todos que logremos ver el pasado solo como referencia, para tomar buenas acciones en el presente y mejorar nuestro futuro, para que sea una semana bendecida con todo lo bueno, que realmente internalicemos nuestro poder de decisión y cumplir la Tora en su mayor parte, muchas gracias  y que tengan un lindo día.”

http://www.aguafrescaparaelalma.com/cambiando-para-ser-nosotros/

¡Hasta la próxima, amigas!!!

si tienes algo que preguntarme o algún comentario que compartir puedes hacerlo usando el hashtag:

#ElBlogdeMaritzaRodriguez

Besos,

Maritza.

Categorías: Blog