Browsing Tag

hijos

Diseña tu embarazo!


Como prepararnos para tener un embarazo pleno y feliz
#CambiandoParadigmas

***¡¡No olviden de darle like!!

***¡¡Compártanlo por todas sus redes!!

¡Continuemos el diálogo en los comentarios!

*** ¡SUSCRÍBETE AL CANAL!
https://www.youtube.com/conmdemujerbymaritza

*** ¡SÍGUEME! ***

*** Facebook: https://www.facebook.com/OficialMaritzarodriguez

***Instagram: https://www.instagram.com/maritzarodriguez

***Twitter: https://twitter.com/MaritzaRodrigue

**** Blog: http://www.maritzarodriguez.com

Los quiero mucho,

#CambiandoParadigmas
#AmarEnConciencia
#ConMdeMujerbyMaritza

Categorías: con "m" de mujer

Anoche invasores en mi cama!


Aprovechando que el papá no está, ellos quieren dormir con la mamá!
#VlogMaritza

➡ Si te gusta el video: ¡dale LIKE ! 👍 ¡compártelo ! 🔊

➡ 📝 ¡Continuemos el diálogo! ¡Escríbeme en los comentarios! 📝

➡ 📆 ¡Nuevos videos todos los JUEVES! 📆

➡ 🔝 🔝 ¡SUSCRÍBETE AL CANAL! 🔝 🔝
https://www.youtube.com/conmdemujerbymaritza?sub_confirmation=1

➡ 📍 ¡SÍGUEME! 📍

🔴 Facebook: https://www.facebook.com/OficialMaritzaRodriguez

🔴 Twitter: https://twitter.com/MaritzaRodrigue

🔴 Instagram: https://www.instagram.com/maritzarodriguez

🌐 Mi Blog: http://www.maritzarodriguez.com

Los Quiero Mucho, 😍😍😍
#VlogMaritza 😘
#ConMdeMujerByMaritza 💻
#AmarEnConciencia 💖

Categorías: con "m" de mujer

El temor de ser mamá

Cuando se tocaba el tema de ser madre en reuniones familiares, siempre pensaba que era algo que me iba a ocurrir en algún momento de mi vida, por supuesto en la mente de una virgo eso sería después de realizarme en el campo profesional y luego de tener un hogar establecido para brindarle a mis hijos la estabilidad emocional que se requiere, en fin,  bla-bla-bla, argumentos que formé en mi mente y que me llevaron a tener un orden del cual me convencí que era el correcto en ese momento.

Pero al pasar el tiempo después de haber logrado lo que siempre me dije a mí misma que lograría, llegó el momento de dar el paso de ser madre después de mi orden establecido y no: ¡no fue así! No lograba dar ese paso… Entré en esa duda, en esa disyuntiva, de si tener hijos o no.

¿Por qué caes en esa red de preguntas?  Que si  la edad…, que si tus hijos no serán tus hijos sino tus nietos, que ya no vas a poder hacer lo mismo que hacías antes: viajes, fiestas…, que tu relación va a cambiar, que si no te alcanzará el dinero para su universidad… Total un sin fin de dudas y de caos en tu mente, pronosticando tu peor pesadilla.

Yo fui de esas mujeres que se echan para atrás diciendo que no y luego que sí y me creía mis propios argumentos, como por ejemplo: “que la vida es mejor sin hijos”, “¿y si llego a vieja y estaré sola?, no, no, no entonces sí los tengo” o “que si seré buena mama”,  “o que mi carrera se acabará”…

Todo eso cambió cuando remplacé la famosa pregunta: ¿Quiero ser mamá? por: ¿Para qué quiero ser mamá???

En ese momento mi paso a ser madre  tuvo un propósito real, al darme cuenta que por estar atrapada en lo negativo no estaba escuchando la verdadera voz de mi alma y ahí fue cuando me di cuenta que ¡ser madre no es una decisión de la mente sino del alma!!!

Esta nueva etapa me iba a dar la oportunidad de crecer en mi proceso espiritual, al hacer a un lado mis prioridades, minimizando mi ‘yo’ y así conocer el verdadero amor incondicional del que tanto uno escucha: que dar es realmente recibir.

Entonces lo único que sentía era querer ser madre para darle la oportunidad a unas almas de venir a este mundo para que ellas pudieran hacer su propio trabajo espiritual y en simultánea crecer en el mío.

Hoy día les puedo decir que todo cambio para bien ¡Y eso que esto apenas comienza!!!!

Mi relación de pareja sigue siendo  maravillosa,  a tal punto que siento que ahora es más completa, igual que mi trabajo y en este proceso de cambio siento que estoy en otro nivel de madurez espiritual. Y es maravilloso: todo se transformó en algo mágicamente sustancioso.

Le tememos a los cambios cuando en realidad deberíamos mostrar más emoción porque el nuevo paso nos traerá mas evolución en muestro ser.

Mi consejo de esta experiencia es:

– Descubramos nuestro propio camino escuchando nuestra voz interior.
– Preparémonos para ser madres espirituales, teniendo conexión con la fuente de sabiduría del creador.
– Cambiar la manera del ver el miedo en una oportunidad de evolución.
– Tener certeza que todo estará en armonía.

¿Cómo fue tu experiencia?   ¡Quiero saber!

¡Hasta la próxima, queridas amigas!
#ElBlogdeMaritzaRodriguez

Categorías: Blog

El miedo de ser madre cuando eres madre

En estas épocas cuando la mayoría de las mujeres decidimos ser madres después de los 30 años nos damos cuenta que rompemos uno de los primeros miedos “ser madres”. Pero cuando ya lo somos vivimos en función del mayor Miedo…. ¡¡¡Ejecutar como tal!!!

Es algo muy extraño, porque después de pasar 9 meses con tu bebé en tu vientre y dar a luz deberías sentir que te convertiste en una  mujer con un súper poder, ¡¡¡pero no sé qué pasa que no lo sentimos así!!!

¡¡¡Nos convertimos en un mar de miedos!!

¿No les ha pasado que apenas empieza toda esta nueva aventura de la maternidad sentimos que de repente llega esta lluvia de miedos que nos abruma y pasamos de ser las madres vencedoras a niñas temerosas? Le tememos a cambiar un pañal, a darle de comer al bebé con biberón o leche materna, dudamos al no saber cuánto debe comer el bebé, si de pronto lo acostamos en una posición en la que quizá se ahogue, o si el bebe puede o no dormir solo… ¡miedos, miedos, miedos todo el tiempo! Pocos son los momentos en los que  sentimos seguridad de ejecutar como madres. El resto del tiempo ponemos por encima los consejos de la abuela, la vecina, la amiga o la prima, antes que confiar en nuestro instinto de madres para saber cómo actuar en cualquier momento de esos primeros días de nuestros bebés.

Olvidamos que tenemos conexión directa con nuestros hijos más que cualquier otro miembro de la familia. El miedo nos hace pensar que no podemos comunicarnos con ellos, ¿porque es un concepto o creencia que no ha sido heredada tal vez?

Y es aquí donde todo mi esfuerzo en prepararme como una madre espiritual y ver bajo mi propia experiencia que hay que reconectar con aquel mundo de lo invisible; (así lo llamo yo), porque estamos sincronizados a manejarnos en un mundo físico de problemas y soluciones físicas más no espirituales, dudamos de lo que sentimos e intuimos y pensamos que los demás saben más que nosotros y en este periodo tan hermoso del que todo mundo habla, el de ser madre, para mí se ha vuelto una de las mejores oportunidades para desarrollar mi intuición y empoderamiento como mujer en conexión con el creador, navegando en la certeza, desarrollando ese músculo de la intuición, creando vínculos con mis hijos y rompiendo paradigmas y el más fuerte de estos que es el de “Nadie te enseña a ser mamá”.

Este es uno de los escudos protectores que no sé quién se lo habrá inventado, como para tener la excusa de la equivocación y me disculpan pero en las caídas se aprende y en el proceso se hace el maestro.

Así que las invito a actuar desde el amor, desde los ojos del creador, no del tuyo que siempre se mueve bajo una agenda de prioridades.

Ahora relájate y confía,  logra entrar en una vibración equilibrada que venga desde la calma y el entendimiento, consciente de que a veces ni el bebé sabe cómo manifestar lo que quiere porque está experimentando hambre, sueño o malestares normales por primera vez, de esta manera podremos conectarnos con ellos y ayudar a calmarlos. Si elegimos no dejar abrumarnos por su llanto y en cambio acercarnos con una energía reconfortante de alivio para ellos, se alimentaran de ese ambiente energético que les proporcionemos y todo pronto volverá a la calma.

Nuestro instinto de madres nos dirá exactamente qué hacer, cuánta leche es suficiente o cuándo algo representa un riesgo para ellos.

¿Qué diría tu bebé si hablara?

Querida mamá:

Te pasas nueve meses esperándome y cuando llego no te preocupas en conocerme, sólo quieres tratarme como si fuera un manual al que quieres ponerle reglas, leyes y castigos.

Las mamás están más preocupadas por sus miedos, porque dices que ser mamá es algo que no se aprende. Pero sepan que para eso somos nosotros los bebés que te hacemos ser mamá, si te comunicas con nosotros, no haciendo lo que otros dicen, haremos la voluntad del creador.

A nosotros nunca se nos escucha, jamás nos preguntan.

Lo único que queremos es recibir amor, dulzura, queremos sentir a nuestros padres, nadie nos puede dar ese ingrediente único de amor.

E incluso si somos adoptados, la energía de la madre y el padre adoptivo la necesitamos porque nosotros elegimos quiénes serían nuestros padres.

Todos se preocupan, todos manifiestan sus miedos, pero nadie se conecta con su nuevo ser.

Porque al pasar a ser madre abres un nuevo nivel que no tenías antes, día a día lo desarrollas. Este nivel del que hablo es tan fuerte, tan grande, que aunque no lo estrenes él se manifiesta.

Te amo,

Tu bebé.

Deja el miedo, quita de tu cabeza que ser mamá no se aprende.

¡¡¡Hasta la próxima, amigas!!!

#ElBlogDeMaritzaRodríguez

Categorías: Blog hijos madre madre espiritual

Manteniendo la calma en tiempos de caos

Como adultos, constantemente nos enfrentamos a situaciones que de alguna manera nos sacan de nuestras casillas: relaciones personales, situaciones en el trabajo y/o las finanzas del hogar, roces con familiares, etc. Si tenemos suerte, siempre hay alguien a nuestro lado que nos recuerda que no debemos perder el control y como adultos que somos, procuramos en cierto punto calmarnos y buscarle una salida a la situación.

Pero ¿qué pasa cuando son nuestros propios hijos los que nos llevan al punto de enloquecer? ¿Cuál es la mejor manera de resolver una situación cuando debemos, como madres, ser las que calmemos una situación que de por sí nos está quitando la calma?

Lo irónico del tema es que cuando somos niños, vemos a nuestra mamá como una heroína que todo lo sabe, que siempre tiene la solución acertada y que de una u otra manera logra siempre regresarnos la tranquilidad. Pero ahora que yo estoy en el rol de madre y no de hija, me doy cuenta que de este lado de la historia la realidad es todo lo contrario.

En mi caso en particular, y seguro muchas madres de bebés se relacionarán con esta situación, los peores momentos con mis hijos pasan cuando se enferman (¡y de paso se enferman por lo general los dos al mismo tiempo!).  Sientes que los días y las noches son interminables al verlos llorar incansablemente, hacer berrinche porque sí y porque no también, y sentirlos incomodos hasta en tus propios brazos. Cualquiera, y me sumo a esa lista, pierde la calma en momentos así.  Lo importante, sin embargo, es darte cuenta y aceptar que estás perdiendo el control para que puedas corregir tu abordaje a este momento de caos que de alguna manera debes aguantar y resolver.

Una semana mis bebes se enfermaron de un virus estomacal. Esto encima de que nos estábamos cambiando de casa para pasar una temporada en México y se sentían incómodos y extraños en el entorno nuevo, lo que hacía que ya estuvieran de por sí muy irritables. De veras que hago todo para que se adapten y estén felices, mi prioridad es ayudarlos para que no se sientan mal y estén calmados, pero… entre gritos y llantos ¿cómo no pierdes el control?

Les confieso que tuve mis momentos en que casi perdía la partida, pero luego retomaba con la conciencia correcta y ponía en práctica estas herramientas espirituales que me han servido mucho. Aquí las comparto con ustedes:

1. Piensa que en esos momentos lo que tus hijos más necesitan es amor.

2. El llanto en los niños es una de sus maneras de comunicación, en el caso de los bebés es su única manera. Ellos solo están tratando de explicarte un malestar que ni ellos entienden por qué lo sienten.

3. Toma estas situaciones como pruebas para aprender a manejar tu autocontrol. Esta es una lección que podrás aplicar para cualquier situación que te saque de tus casillas. Respira, aísla en tu mente el ruido y la euforia que no te dejan pensar claramente, y aprende a sentir a tus hijos y a comunicarte con ellos de una manera más profunda.

4.Desarrolla tu intuición y permite ese espacio para que El Creador te dé la claridad de resolver. Lo haces de una manera tan simple como decir: “Dios Ayúdame a ayudar a mis hijos, ¿que hago?”

5. Ten la certeza de que la situación es temporal y que eventualmente todo estará bien.

Siempre ten presente que como mujeres somos seres de luz. Nuestros recursos internos son más poderosos de lo que nos imaginamos, la clave es escuchar y no descartar la información recibida y seguirla. Muchas veces hacemos oídos sordos a esa voz interior que amorosamente nos da la solución. La intuición viene de la fe, de darle espacio al Creador para que se manifieste. Cuando creemos en esto y reconocemos nuestro poder interno, obtendremos el valor necesario para enfrentarnos con lo que sea que tengamos ante nosotros. Con la ayuda de Dios los gigantes se hacen pequeños y es ahí cuando estas pruebas se convierten en maravillosas conquistas que provocan un avance espiritual, y todo por una situación que antes veíamos como insostenible y hoy nos lleva a ser mejores madres, esposas, amigas, hermanas, etc. Ten siempre una actitud positiva que te ayude a ver que todo lo que sucede es para bien.

Espero que mi experiencia te logre inspirar un  poco más. ¡También quiero conocer tus vivencias! Compártemelas y déjame tus comentarios aquí o en mis redes (Twitter, Facebook, Instagram) con el hashtag #ElBlogDeMaritzaRodríguez.

¡Hasta la próxima y te dejo un gran beso!

Categorías: Blog hijos madre espiritual